Análisis

Los inversores no confían en Banco Sabadell

deuda bancaria
Banco Sabadell (Foto: EP)

A punto estuvo de perder la unidad cuando cuando el selectivo español amagó con perder los 8.600 puntos a finales del mes pasado y, si bien es cierto que ningún banco comercial cotiza por encima del precio de apertura que llegamos a ver cuando el TSJ falló a favor de las entidades bancarias al respecto del pago del IAJD, llama la atención la debilidad que muestra el valor que ni siquiera en una sesión globalmente alcista como la de este miércoles, ha sido capaz de cerrar en números verdes.

Es cierto que hay valores bancarios que están peor. Por ejemplo el BBVA tampoco levanta cabeza en la medida que este martes marcaba un nuevo mínimo anual y a pesar de la subida de hoy todavía se encuentra por debajo de los 5 euros. Unicaja también se encuentra en una situación idéntica, es decir, firmando un nuevo mínimo anual. Sin embargo, el euro en el Banco Sabadell es el precio que vimos en el Brexit cuando en el BBVA fueron los 4 euros por ejemplo. Esto lo que nos está diciendo es que comienza a medrar la confianza de los inversores en este valor de cara al bofetón que implicaría una nueva crisis en el sector bancario o simplemente una corrección de calado del mercado bursátil estadounidense tras nueve años de mercado alcista.

Los inversores no confían en Banco Sabadell

Un nuevo susto en este valor que está tan cerca del clavo ardiendo del precio visto en el Brexit(1€) sería letal y por lo que vemos, según los registros de la CNMV en cuanto a posiciones cortas, estamos en niveles no vistos desde hace más de un año.

Fuente: CNMV
Fuente: CNMV

Con este ambiente de desconfianza que reina no es nada extraño pensar que el Banco Sabadell como gestora esté aguantando el valor, pero la pregunta es por cuanto tiempo podrá hacerlo. De hecho, si nos atenemos a los datos proporcionador por Morningstar parece ser que será por poco tiempo.

Fuente: Morningstar
Fuente: Morningstar

Cuando la gestora tiene el 14,22% de su patrimonio en acciones de su matriz es que las cosas no andan bien precisamente. Aunque realmente no hay nada que no nos esté diciendo la cotización desde hace tiempo. El precio de un euro va a dictar sentencia, pero esté seguro que la vorágine a la que se puede ver sometida la cotización en caso de perder el precio de un euro por acción va a poner nervioso a más de uno. Avisado está.

Últimas noticias