El veto al español

Un Corte Inglés en plena ciudad de Barcelona excluye los rótulos en español de su sección de hogar

El menosprecio al español continúa en Cataluña. El emblemático Corte Inglés de Diagonal en Barcelona -el segundo que se construyó en la ciudad condal- excluye al español de sus rótulos de la sección de hogar. Una imagen a la que no nos tenía acostumbrados el grupo de distribución, que por primera vez excluye de su cartelería el idioma que hablan a diario miles de catalanes.

Así lo ha denunciado la Asociación Hablamos Español en conversaciones con este diario y han asegurado que en «los pasillos de la sección de hogar no hay ni rastro de español, ya que sólo se pueden apreciar rótulos en catalán». Además, destacan que esta imagen se repite por las diferentes plantas del centro de la ciudad condal, como la zona de supermercados o cosmética.

El Corte Inglés de Diagonal en Barcelona
El Corte Inglés de Diagonal en Barcelona

En concreto, los clientes que acudan a la sección de hogar de El Corte Inglés de Diagonal se encontrarán que todos los carteles que explican las características de los productos que se venden en la planta están exclusivamente en catalán, como es el caso de la zona de descanso. Una exclusión a la que se suman los rótulos de las salidas de emergencia, que tampoco aparecen en castellano.

El Corte Inglés de Diagonal en Barcelona
El Corte Inglés de Diagonal en Barcelona

El Corte Inglés no cambiará la cartelería

OKDIARIO se ha puesto en contacto con fuentes de la compañía que han asegurado que se trata de «un problema estético», ya que en los carteles no cabe el español y el catalán. Además, aseguran que se trata de columnas móviles que van rotando cada quince días y que en muchos casos dependen de los anunciantes.

El Corte Inglés de Diagonal en Barcelona
El Corte Inglés de Diagonal en Barcelona

«El Corte Ingles de Diagonal rótula en todo su centro mitad en español, mitad en catalán», han explicado fuentes de la compañía, que han descartado incluir la versión en español de las características de los productos de la sección de hogar y alegan que otras zonas de la planta sí están en castellano. «No podemos olvidar que en las comunidades con lengua autonómica se emplean las dos lenguas», puntualizan.

Las imposiciones de la Generalitat

En concreto, la Generalitat catalana obliga a las empresas a rotular en catalán pero no prohibe hacerlo en español. Las compañías pueden imprimir su cartelería en catalán y castellano, pero en este caso el coste económico es mucho más elevado, ya que muchos empresarios catalanes también incluyen otros idiomas por el potencial turístico que tiene la ciudad condal.

El Gobierno de Cataluña lleva desde 2010 imponiendo sanciones muy elevadas a los comercios que no utilizan el catalán en letreros, menús u ofertas de negocios. Lo hace a través de la Agencia Catalana del Consumo (ACA), organismo encargado de hacer cumplir el código de consumo de Cataluña.

Se trata de una ley que se redactó en la recta final del último Gobierno de Jordi Pujol, tomó forma con la llegada del tripartito a la Generalitat y el actual mandato mantiene como uno de los factores de vital importancia. La suficiente como para que la ACA defienda estas multas como una manera de «establecer la protección de los derechos e intereses lingüísticos de las personas consumidoras» y se basa en la legislación vigente, que tipifica como infracción, precisamente, vulnerarlos.

Otros marcas que vetan el español 

No obstante, El Corte Inglés no es la única empresa que no ha rotulado su cartelería en catalán. La marca de helados Frigo incendió el pasado mes de agosto las redes sociales y desató la ira de los usuarios al conocerse que había eliminado el español de su cartelería de helados en Cataluña.

Una polémica a la que también se ha sumado Carrefour en Gerona, donde en los pasillos de la cadena de supermercados se pueden apreciar rótulos en francés y en catalán, pero ni rastro del español y vinos españoles exiliados a la categoría de internacionales.

Lo último en Economía

Últimas noticias