Correos Market: un antídoto contra la España vacía

  • M. Villardón

Soy una mujer rural y, es cierto, no me quedé a vivir en el entorno donde crecí. Siempre habitó en mi interior la ambición y la curiosidad de conocer cómo se vivía –y convivía– en una gran ciudad cosmopolita donde todo sucede a gran velocidad. Estaba dispuesta a dejarme deslumbrar por su modernidad y su frenetismo. Lo hice, lo he hecho, sin embargo, ahora más que nunca siento un grito de reconciliación con esa España rural –ahora en peligro de quedarse vacía– que antaño yo misma llegué a infravalorar con dureza.

El mundo rural es a menudo duro y áspero, pero no por ello menos bello y pedagógico. No podemos esquivar, a pesar de la merma que el tejido productivo y económico ha sufrido provocando la expulsión durante los años de la Gran Crisis de miles de personas de sus lugares de origen hasta los grandes núcleos urbanos, que lo popular siempre ha encerrado una sabiduría especial que, aliñada con altas dosis de innovación aportada por el retorno de nuevas generaciones, ha resultado atractivo y exitoso.

Yo me fui, pero mucha gente valiente y persistente se quedó en el pueblo donde jugábamos en pelotón a las vidas o al escondite. Se quedaron de manera voluntaria porque querían criar a sus hijos en un entorno natural, a veces casi salvaje, y sacar adelante proyectos empresariales sobre el terreno donde las principales inversiones son emocionales.

Carlos Moreno, harinero de Sigüenza @Correos
Carlos Moreno, harinero de Sigüenza @Correos

“Invertimos aquí porque somos de aquí y nos queremos ganar la vida aquí. Hemos jugado y hemos crecido aquí, y queremos seguir haciéndolo aquí”, describe acertadamente Carlos Moreno, el ‘harinero-economista’ instalado en Sigüenza (Guadalajara) que ha puesto en valor la agricultura ecológica y se ha convertido en un símbolo de resistencia rural gracias a la campaña #YoMeQuedo de Correos Market, el nuevo proyecto de distribución de productos locales de Correos que parte de un potente ‘leitmotiv’: “Viven en el pueblo porque quieren, no porque no les quede otra opción”.

No obstante, cabría apuntar, que no por emocionales los negocios que apuestan por hacer crecer la riqueza autóctona son menos productivos y sostenibles en el tiempo. Eso sí, siempre y cuando se cuente con los mejores aliados a nivel interno y externo para que los productos lleguen a todos los puntos de España sin importar la lejanía. Este es el caso, sin duda alguna, de Correos Market, el mercado online de productores locales que se han quedado en la España rural y necesitan una red de distribución con gran capilaridad que les permita competir en igualdad de condiciones en un mundo cada día más digital y global.

Productos de 'La espelta y la sal' @Correos
Productos de ‘La espelta y la sal’ @Correos

La unión, en este caso, es una absoluta fortaleza para estos pequeños proyectos engendrados en las entrañas del entorno rural. Al fin y al cabo, no hemos venido al mundo para estar solos, formamos parte de una gran comunidad y como tal debemos conformar una urdimbre donde todo el mundo, también en el entorno rural, tenga el legítimo derecho de seguir existiendo a pesar de la globalización. La España rural está llena de personas con mucho que ofrecer, aunque el 80% de los habitantes de nuestro país vivan en sólo el 20% del territorio, un fenómeno conocido como metropolización.

Carlos, nacido en Zaragoza, se instaló en la ciudad de retiro de ministros y afamados pensadores para poner en valor la agroecología con la pequeña compañía ‘La Espelta y la Sal’ junto a su socio Francisco Juberías. “Aquí me crie, en Sigüenza, y en esta vuelta a mi casa retomamos un proyecto que se fundamenta en una agricultura ecológica y sostenible”, explica el harinero que antes fue teniente de alcalde de la ciudad del Doncel.

Grano listo para ser molido @Correos
El grano listo para ser molido @Correos

La voz de Carlos suena a esperanza y a lucha por la pervivencia en el tiempo. “Lo que pretendemos es”, expone de manera detallada, “ir más allá de esta parte agrícola. Queremos, transformar el grano en unas harinas integrales con un valor añadido porque el grano se muele en piedra”. De hecho, apunta, “el proceso de innovación en esta empresa es una regresión porque hemos ido para atrás y hemos traído el pasado al presente y, con él, poder construir un futuro donde haya trabajo y una generación de riqueza”.

En esta línea, destaca el empresario y productor local, “Correos Market nos está ofreciendo un canal de comercialización donde, además, estamos perfectamente identificados y para nosotros es una oportunidad”. La campaña #YoMeQuedo, que ha contado con una gran difusión en medios, invita a descubrir la España vacía y conocer a los productores locales que usan Correos Market para impulsar la riqueza tanto de su negocio como de su comunidad dando salida a nuestra tradición artesana y gastronómica. Dos disciplinas en las que, por cierto, tenemos una materia prima y un ‘saber hacer’ que nos hace imbatibles.

“Me quedo porque quiero transformar esta realidad”, concluye Carlos. Unas palabras que prueban que el triunfo de lo pequeño hace que todo sea más grande.

Lo último en Economía

Últimas noticias