Conceptos básicos de economía: ¿qué es la inflación y cómo se calcula?

tipos
Billetes de euro.

Cada familia, en su día a día, toma unas determinadas decisiones de consumo. De acuerdo a su capacidad adquisitiva y a sus necesidades o preferencias, optará por gastar una parte determinada en unos productos y servicios o en otros. Esta elección de aquello que se adquiere conforma la cesta de la compra familiar.

Durante un año, los precios de los productos pueden variar. Ahora bien, no tiene el mismo peso ni carga, por ejemplo, el incremento del precio en un producto o servicio que adquiere una parte importante de la población que de otro que es menos utilizado. A partir del estudio de distintas cestas de la compra consideradas representativas, se estima la importancia relativa de cada elemento comprado y se calcula el IPC (Índice de Precios al Consumo).

El IPC tiene una gran importancia en el cálculo y variación de otras variables. Aspectos como los salarios, los alquileres o determinadas tasas están referenciados a este concepto.

¿Qué es la inflación?

De acuerdo a la variación del IPC de un año a otro, se mide cuál ha sido la variación de precios. Según si la evolución ha sido negativa o positiva, podemos encontrarnos ante dos escenarios:

  • Inflación: significa que los precios han subido de un año a otro.
  • Deflación: implica que los precios han bajado de un año a otro.

Para simplificar el cálculo, se dividen los productos en doce grupos distintos, que son:

  • Alimentos y bebidas no alcohólicas
  • Bebidas alcohólicas y tabaco
  • Vestido y calzado
  • Vivienda
  • Menaje
  • Medicina
  • Transporte
  • Comunicaciones
  • Ocio y cultura
  • Enseñanza
  • Hoteles, cafés y restaurantes
  • Otros bienes y servicios

Como se ha comentado, la importancia conferida a cada grupo varía según el consumo general de la población. De acuerdo a datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), por ejemplo, como base para el cálculo del IPC para este año, ha habido significativas variaciones a la baja de otros bienes y servicios (-29,8%), vestido y calzado (-11,4%) y transporte (-5,9%). Por otro lado, se ha incrementado de forma considerable la ponderación de ocio y cultura (+21,8%), bebidas alcohólicas, medicina (+16,4%) y transporte (+9,1%).

¿Es negativa una inflación elevada?

Un incremento demasiado elevado de los precios provoca una reducción del poder adquisitivo de aquellas personas que no tienen su salario ligado a la inflación. A la vez, repercute en un incremento muy considerable en el coste laboral de las compañías. Los dos factores a la vez, generan, por un lado, menos ingresos para las empresas y un incremento de costes. Como consecuencia, algunas pueden verse obligadas a reducir personal, hecho que aún agravará más la situación.

¿Por qué es negativa una deflación excesiva?

Una reducción demasiado acusada de los precios también es negativa. Si los precios son bajos, los ingresos de las empresas se reducen. A menos beneficios, igual que en el caso anterior, deben de reducir personal. Si el poder adquisitivo de los trabajadores (que a la vez son consumidores) baja, entonces las ventas aún más. Por lo tanto, se entra en un peligroso círculo del que es muy complicado salir.

Lo último en Economía