Banco de España

Baleares es la región española que sufre la recesión más grave: su PIB se hundió un 27% en 2020

La comunidad autónoma con un descenso más moderado del PIB habría sido Extremadura por el peso del sector público

El Gobierno estudia destinar las ayudas a los vuelos insulares para incentivar el turismo nacional
La presidenta del Govern, Francina Armengol (Foto: EP).

Baleares ha sido la comunidad autónoma más castigada por los efectos derivados de la crisis del coronavirus. La región presidida por la socialista Francina Armengol ha registrado un hundimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) del 27% en 2020 ante la «heterogeneidad» del impacto de la pandemia que ha castigado a las zonas con mayor peso del sector turístico e incidencia en la movilidad debido a las restricciones a la economía de los distintos gobiernos.

Así lo muestra un informe publicado este miércoles por el Banco de España sobre ‘La evolución de la actividad en las provincias españolas a lo largo de 2020 y sus determinantes’, que destaca que el Producto Interior Bruto (PIB) de Baleares sufrió un golpe aún mayor que el conjunto de la economía española, que registró una caída del 11% este año -una de las más acusadas de los países desarrollados-.

El hundimiento de la economía en las Islas Baleares implica que la región ha pasado de tener una riqueza de 33.800 millones de euros en 2019 a generar un PIB, en términos absolutos, de tan sólo 24.674 millones de euros en 2020, según las estimaciones que ha difundido el Banco de España. Unas cifras que se traducen en que el PIB balear ha perdido de un plumazo durante la pandemia la riqueza generada en los últimos 15 años.

De hecho, extrapolando las cifras del organismo supervisor, habría que retroceder hasta el año 2005 para encontrar un nivel del Producto Interior Bruto (PIB) inferior al actual. Además, teniendo en cuenta que el turismo sigue gravemente dañado y la hostelería está siendo duramente castigada por las restricciones del Gobierno regional -que ha cerrado los bares y restaurante de la comunidad-, Baleares tendrá que esperar para recuperar lo perdido en el año de la pandemia, tras retroceder varias décadas en tan sólo un año.

La pandemia se ceba con las islas

Seguido de Baleares se encuentra, las islas canarias de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, que han cedido un 21% y 19% respectivamente por el desplome de la actividad del sector turístico a consecuencia de la pandemia y la falta de industria en la zona. Les siguen los de Málaga (-17%), Gerona (-14,2%) y Alicante (-13,5%). Todas provincias vinculadas al turismo.

Por el contrario, las provincias con descensos más moderados habrían sido las de Extremadura (con caídas del -5,3% tanto en Cáceres como en Badajoz) o Castilla-La Mancha, además de Zamora (-6,4%) y Teruel (-7%). En todos estos territorios hay una menor exposición al turismo y un mayor peso de los sectores menos afectados por el Covid-19, como la agricultura.

Por ejemplo, Extremadura es una comunidad con un elevado peso del sector público, lo que explicaría en gran medida por qué su caída del PIB ha sido muy inferior al observado en el conjunto del país.

Golpe al turismo 

En cuanto a los factores que explican la heterogeneidad del impacto en las distintas provincias, el Banco de España concluye que un mayor peso del turismo, sobre todo extranjero, en la actividad provincial, una mayor proporción de empleo temporal, así como un menor peso del sector público y niveles más bajos de movilidad ciudadana, estuvieron asociados con mayores caídas de la actividad.

Sin embargo, una vez controlados estos efectos de la movilidad y la estructura económica, el exceso de mortalidad derivado de la pandemia «no parece ser una variable significativa a la hora de explicar diferencias en la evolución del PIB provincial en 2020», según el organismo presidido por Pablo Hernandez de Cos.

La movilidad es la variable que más ha influido en las diferencias entre el crecimiento provincial. Concretamente, explica un 35% de las diferencias provinciales en el PIB. Adicionalmente, la relevancia del turismo total y del turismo extranjero explica, en conjunto, algo más del 20%, mientras que las contribuciones del peso del empleo público y la temporalidad en el empleo asalariado total son de un 3% y un 1%, aproximadamente.

Lo último en Economía

Últimas noticias