Declara en la Audiencia Nacional

Narcís Serra está "tranquilo" por el agujero de 720 millones de Catalunya Caixa

Narcís Serra está tranquilo por el agujero de 720 millones de Catalunya Caixa

Narcís Serra, expresidente de Catalunya Caixa, ha declarado en la Audiencia Nacional como imputado por unas inversiones inmobiliarias que hizo la entidad catalana entre el 2000 y 2013, y que, según la Fiscalía Anticorrupción suponían un riesgo de inversión. Hasta el punto que acabaron produciendo un agujero patrimonial en la entidad de más de 720 millones de euros. El exvicepresidente del Gobierno de Felipe González ha asegurado que “entró tranquilo y sale aún más tranquilo”.

Serra, el que fuera ministro de Defensa, ha llegado puntual a la cita con el magistrado Ismael Moreno en el Alto Tribunal de la calle Génova. Tras más de dos horas de declaración, el expresidente de Catalunya Caixa ha asegurado entrar tranquilo y salir aún más tranquilo. Ha añadido, además, que está convencido de que “todo acabará bien”.

Serra y el resto de la cúpula directiva de la rescatada caja están imputados por operaciones inmobiliarias presuntamente irregulares entre el 2000 y 2013. Una etapa en la que Catalunya Caixa entró con una participación de aproximadamente el 50% junto con otros socios, y que posteriormente instrumentalizó a través de su filial Promotora Catalunya Mediterránea (Procam).

La Fiscalía Anticorrupción considera que los órganos de gobierno de la entidad aprobaron intervenir en promociones inmobiliarias en España, Polonia y Portugal en las que se adquirían terrenos no urbanizables o incluso afectados por resoluciones legislativas que los calificaban de especial interés, lo que suponía "un riesgo en la inversión". De este modo, la caja habría adquirido inmuebles y "compromisos económicos relevantes" y habría concedido créditos "desproporcionados".

Durante la crisis económica, cuando se puso en entredicho la estabilidad del sistema financiero español, Catalunya Caixa fue la entidad que más trozo del pastel se llevó del rescate de las cajas en 2012.

Concretamente, fue la entidad quebrada que mayor agujero causó en las arcas públicas, según datos del Banco de España, pues se llevó concretamente 12.052 millones de euros. Curiosamente, además, la declaración de Serra ante el magistrado Moreno no será por el rescate de Catalunya Caixa, sino por el agujero patrimonial de más de 700 millones de euros.

Semana de desfile en la Audiencia Nacional

Después de la declaración de Serra es el turno de los ex directores generales de la caja Adolf Todó y José María Loza. Aunque será una semana intensa en la Audiencia Nacional, pues también declararán ante el juez el resto de altos ejecutivos de la entidad catalana entre los que se encuentra el actual presidente de la cotizada Enagás, Antonio Llardén.

Serra, que fue vicepresidente del Gobierno con Felipe González entre 1991 y 1995, llegó a la presidencia de Catalunya Caixa diez años después de dejar la política, tras unos años centrado en el sector privado, como consejero de las filiales de Telefónica en Brasil y Chile.

En 2005 se puso al frente de Catalunya Caixa, fruto de la fusión de Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona, entidad que recibió un total de 13.221 millones de euros en ayudas públicas.

Lo último en Economía