Kepa: por las buenas o por las malas

Kepa: por las buenas o por las malas

El fichaje de Kepa Arrizabalaga por el Real Madrid se sigue cociendo a fuego lento.  El todavía portero del Athletic podría estar viviendo sus últimas horas defendiendo la zamarra rojiblanca, ya que el campeón de Europa sigue dando por seguro su fichaje para el mes de enero. Desde el Santiago Bernabéu todavía no han dado el paso definitivo y estudian la forma de enfrentarse al club vasco de la mejor manera posible.

En el club blanco no tienen prisa. Cuentan con que va a llegar de manera inminente, aunque nadie por el Santiago Bernabéu haya dado todavía el paso definitivo para sentarse a negociar con el Athletic, algo que se antoja complejo, o para depositar la cláusula de rescisión en la sede de la Liga. La primera alternativa sería la manera idílica de actuar, tan perfecta como improbable.

«El Athletic no es un club vendedor, para la marcha de un jugador el jugador debe querer marcharse y tiene que abonar la cláusula. Hay veces que vas entendiendo que llega el momento de retirar una oferta. El hecho de que pasara con Fernando no significa que pase con Kepa», reconoció Urritia, presidente del Athletic, en la rueda de prensa que concedió en Ibaigane. Un  mensaje cristalino que por Chamartín ya se asumía.

Con todas las cartas encima de la mesa, parece claro que a principios del mes de enero podría finalizar el culebrón. El escenario más previsible es que el Real Madrid tenga que pagar la cláusula de 20 millones a pesar de lo poco que le gusta esto al club presidido por Florentino Pérez y Kepa termine llegando a Valdebebas en los primeros días de 2018. Parece complicado que el Athletic se siente a negociar, no lo hace nunca y menos con una institución con la que mantiene una relaciones muy frías. Por lo tanto, los vasco prefieren renunciar a los 25 millones que estaría disputo a pagar el Madrid con tal de no sentarse a hablar.

La situación en estos momentos sigue igual que en las últimas semanas. El Real Madrid espera su momento y tiene el sí del jugador. El Athletic no las tiene todas consigo y se enroca en pedir la cláusula. Y por último, Kepa tiene muy claro que quiere mudarse a la capital de España de manera inminente y no está por la labor de pasar seis meses muy duros en Bilbao, donde podría incluso ser apartado de la dinámica del equipo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias