El Real Madrid, dispuesto a todo en la Copa del Rey

"Estamos más motivados que nunca"

Real Madrid
La plantilla del Real Madrid antes de un partido. (ACB)

El Real Madrid de baloncesto está dispuesto a reconquistar la Copa del Rey después de ceder el trono en la pasada edición frente al Barcelona. El equipo blanco cuenta con tres rivales en el cuadro con los que tiene muchas ganas de medirse: Estudiantes, Baskonia y el propio Barcelona.

Con cuatro de los últimos cinco títulos en su haber, el Real Madrid se presenta en la Copa del Rey con más ganas que nunca de hacerse con el título. El torneo del K.O. ha deparado un cuadro perfecto para provocar esta motivación extra en los de Pablo Laso, deseosos de ajustar cuentas pendientes con sus rivales y quedarse con la Copa en casa después de ceder el trono de campeón en la última edición disputada en Gran Canaria.

La Copa del Rey se ha convertido en uno de los grandes atractivos de la temporada en el baloncesto español. Su formato reducido provoca que en un sólo fin de semana puedan verse algunos de los mejores partidos entre equipos ACB, y esto, teniendo en cuenta la rivalidad entre algunos de ellos, deja un panorama más que seductor para los clubes. En el caso del Madrid, el sorteo les ha deparado un cuadro con tres enfrentamientos potenciales que ejercen de estimulante. "Estamos más motivados que nunca", aseguran desde el club con respecto a esta Copa.

Este viernes, los pupilos de Laso debutan en un derbi frente a Movistar Estudiantes en el que los colegiales llegan dispuestos a vencer por segunda vez consecutiva al eterno rival de la ciudad. La invitación a la Copa ha espoleado al conjunto de la capital, conocedor de su inferioridad con respecto al Madrid, pero también de la extramotivación que supone para ellos cada enfrentamiento directo.

Cuentas pendientes con Baskonia

Si se cumplen con los pronósticos, algo no demasiado habitual en la Copa y que ya se ha visto en la presente edición, Real Madrid y Baskonia jugarían la segunda semifinal el sábado a las 21:30. Este encuentro, lejos de lo que podría parecer, es posiblemente el más esperado desde el conjunto local, después de las múltiples críticas llegadas hacia el club y concretamente a la figura de Facundo Campazzo, al que se acusó desde Vitoria de haber lesionado a propósito a la estrella baskonista, Tornike Shengelia, el pasado mes de diciembre.

El plato fuerte, de mediar dos victorias en viernes y sábado, podría ser el Clásico en la final de Copa, reeditando lo sucedido en Gran Canaria en 2018, cuando los culés arrebataron la posibilidad de que Laso y los suyos se hicieran con el quinto título consecutivo. Ahora, en casa y con los minutos finales de aquel partido aún en el recuerdo, el Real Madrid está ansioso por que se cumplan las condiciones del cuadro y poder vengarse del Barça en el partido que todos esperan como colofón a la Copa del Rey. 

Lo último en Deportes