Madrid

El pueblo con más encanto de Madrid para una visita en el día

Pueblo con encanto de Madrid
Torrelaguna
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Si vives en Madrid, seguro que cuando llega el fin de semana lo que más te apetece es salir de la ciudad y disfrutar de la naturaleza. A tan solo una hora de la capital hay multitud de pueblos que son fantásticos para una excursión de día, como Pedraza (Segovia). Además, en la Comunidad de Madrid hay un pueblo de 5.000 habitantes con un gran patrimonio civil y religioso con mucho encanto.

Se trata de Torrelaguna, declarado Monumento Histórico Artístico Nacional desde el año 1974. A pesar de que no es demasiado grande, cuenta con varios edificios relevantes, como la Iglesia Parroquial de la Magdalena o el Palacio de Salinas. El otoño es la mejor estación del año para visitar este pueblo de Madrid con encanto.

¿Qué ver en Torrelaguna?

El origen de Torrelaguna se remonta a la época romana. Vivió su máximo esplendor durante el siglo XV de la mano del Cardenal Cisneros. La Plaza Mayor es el corazón del municipio, que conserva la arquitectura popular castellana y alberga varios edificios de interés.

Uno de los más relevantes es el Ayuntamiento, construido en el siglo XVI por orden del Cardenal Cisneros. La Iglesia Parroquial de la Magdalena es el templo religioso más importante de Torrelaguna, cuyo origen data de los siglos XV y XVI. En su interior cuenta con varias capillas, como la capilla del Evangelio o la capilla de la Inmaculada.

La Alhóndiga es uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura popular castellana en la actualidad. Fue construida en el siglo XV como mercado de abastos, y más adelante se utilizó como almacén de sal. A día de hoy, es un museo-restaurante.

Del Convento de las Franciscanas Descalzas únicamente se conservan algunos restos, como la fachada plateresca. El Convento de Observantes de San Francisco está en ruinas ya que fue destruido por las tropas de Napoleón, pero merece la pena visitarlo para ver los trozos de muro, el arco y la espadaña.

Durante varios siglos, la villa estuvo rodeada por un conjunto amurallado, el cual sufrió daños de consideración durante la Guerra de la Independencia y de la Guerra Civil. Hoy en día, se conservan algunos restos, y se pueden ver la Torre de la Montera y la Puerta del Cristo de Burgos.

Por todo el pueblo hay restos de casas antiguas. Por lo tanto, nuestra recomendación es que, una vez visites los monumentos más importantes de la localidad madrileña, te olvides del plano y te pierdas por las estrechas callejuelas del casco antiguo.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias