Antigua Roma

En la mesa con los antiguos romanos: 5 comidas típicas de esa época

Sopas, papillas, panes y dulces a partir del vinagre son solo algunos de los platos más típicos de los antiguos romanos.

El poder del padre de familia en la antigua Roma

5 grandes inventos de la antigua Roma

7 curiosidades sobre la sociedad de la Antigua Roma

Causas y consecuencias de la caída del Imperio Romano

alimentos antiguos romanos
Descubre algunos de los alimentos más típicos de los antiguos romanos

Si las leemos hoy, las recetas de los platos más populares entre los antiguos romanos podrían despertar más de una perplejidad para nuestros paladares refinados de siglos de historia. Pero también es cierto que la comida de la Antigua Roma también revela un uso sabio (y sostenible) de los ingredientes, que en definitiva haría que los nutricionistas pensaran que tampoco son tan algo tan sorprendente. Conozcamos a continuación 5 comidas típicas de los antiguos romanos.

En la mesa con los antiguos romanos: 5 comidas típicas de esa época

Mucho se habla de las gestas, avances e historia en la Antigua Roma pero ¿de qué modo se alimentaban los antiguos romanos? Puede que algunos de los alimentos que tomaban sorprendan a más de uno, pero lo cierto es que aquellos que eran más populares o que más se consumían, de alguna manera se siguen tomando actualmente.

El puls de los soldados

Es bien sabido que los cereales eran el alimento básico de la dieta romana. Y el alimento más fácil de hacer con harina de trigo (o mijo o espelta) era el puls, una especie de papilla salada o polenta, que se prepara dejando que el trigo hierva en agua hasta que se absorbe ese agua. En ese momento, se agregaba sal y otros ingredientes en función del gusto de cada uno. El puls más preciado, el púnico , también contenía miel, queso y huevos.

El puls se difundió en la sociedad romana gracias a los soldados: en el ejército romano se preparaba la comida en el contubernio, la tienda en la que vivían, comían y dormían los soldados (en grupos de 8/10). Entre estos últimos, una pareja se hacía cargo de la cocina, y al no disponer de mucho tiempo y ni siquiera un horno para transformar la harina en pan, hacían esta sabrosa papilla.

Panis Quadratus

Si el puls era la comida romana más fácil de preparar, el pan era el más popular, especialmente en los últimos años del imperio cuando el suministro gratuito de cereales comenzó a ser reemplazado por pan precocido. El pan se producía a escala industrial en grandes panaderías y la forma estándar era el panis quadratus , una barra circular grabada en el exterior para obtener ocho rebanadas. Según el arqueólogo Farrell Monaco, las ranuras se hacía con un objeto parecido a una rueda de carro (con ocho radios) en miniatura que se apretaba en la masa.

¿La razón? » Las ocho cuñas en la parte superior del pan probablemente fueron hechas para romperse más fácilmente y usarse como ‘utensilios de cocina comestibles’ para acompañar guisos, sopas y legumbres «. En Pompeya , los arqueólogos han desenterrado varios ejemplos carbonizados de panis quadratus y muchos frescos que lo representan. A juzgar por el registro arqueológico, el panis quadratus se consumía comúnmente en entornos urbanos , donde muchas personas preferían comprar sus alimentos en lugar de cultivarlos y cocinarlos ellos mismos. El pan más barato era muy oscuro, mientras que el más caro también era más ligero, ya que estaba hecho de harina más fina.

El garum de pescado

El garum de pescado era otra de las comidas de la Antigua Roma que más se tomaba. Una especie de conserva que consistía en coger las entrañas del pescado, colocarlas en un recipiente y salarlas. Eran especialmente especies de peces pequeños que una vez saladas, se dejaban en remojo al sol, dándoles la vuelta con frecuencia. Cuando están maceradas por el calor, se trituraban bien hasta extraer una salsa que era el garum que acompañaba a muchos platos. Una salsa fuerte y con mucho olor que quizás hoy en día no querríamos probar pero que si se preparaba con las entrañas de pescado fino y con combinaciones particulares de hierbas y especias, era considerada todo un manjar.

El dulce defrutum

Hoy, Italia es uno de los mayores exportadores de vino del mundo. Pero la del vino ya era una industria importante en la antigua Roma y, como todas las industrias, producía sus residuos. El principal producto de desecho era el vino que se había echado a perder o no había envejecido adecuadamente, que se convertía así en vinagre o acetona. Pero el vinagre no era el único residuo del vino producido por la industria vitivinícola romana. También había mosto y otras sobras que los romanos usaban para hacer un edulcorante barato llamado defrutum o sapa , según la cantidad de mosto utilizada.

El defrutum era básicamente una salsa dulce barata que se podía agregar a las comidas para darles sabor y calorías. Claro, la miel era un mejor edulcorante, pero también era más cara y solo se producía en ciertas regiones, mientras que el vino se producía en casi todos los rincones del Imperio. Lo que explica por qué el defrutum era más popular.

El gustum de praecoquis

Uno de los mejores ejemplos del gusto romano por platos dulces y salados al mismo tiempo fue el gustum de praecoquis, un aperitivo muy apreciado por las familias patricias. Se describe en el libro De Re Coquinaria de Marco Gavio Apicius. Los cocineros lo preparaban hirviendo albaricoques a los que luego agregaban pimienta molida y menta, salsa de pescado, vino de pasas, vino y vinagre, junto con un poco de aceite de oliva. Una vez que el líquido se reducía a salsa, después de unos 20 minutos, el cocinero añadía más pimienta y lo servía. Este plato nació dulce y fácilmente podría haberse servido como postre. Pero la adición de pimienta, vinagre y salsa de pescado lo convirtió en un plato para servir antes de la comida principal.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias