Fueron los padres de Horus

La historia de Isis y Osiris, dos de los dioses egipcios más importantes

Isis y Osiris
Representación de Isis y Osiris en una antigua pintura egipcia

El Antiguo Egipto nos fascina, y sus dioses y las leyendas que les rodean están cargadas de curiosidades que merecen ser contadas. La historia de Isis y Osiris es una de las mejores. Ambos eran hijos de la diosa del cielo Nut y del dios de la tierra Geb. Tuvieron cuatro hijos: los gemelos Isis y Osiris y los gemelos Seth y Neftis.

Isis y Osiris se casaron y reinando en el Antiguo Egipto con sabiduría. Durante este periodo, Egipto vivió una de sus épocas más prósperas, con buenas cosechas y crecidas del Nilo que ayudaban a mantener la tierra fértil. Como obsequio para la humanidad, la pareja de dioses regaló a los hombres y mujeres las artes de la civilización.

Por un lado, Osiris legó la astronomía, la escritura, la agricultura, la arquitectura y el calendario. Por otro, Isis dio la pintura, la música, la danza, el arte de cocinar y el de tejer. Era reconocida como la madre de todos y el ejemplo a seguir.

El fin del reinado de Isis y Osiris

Isis y Osiris
Isis y Osiris reinaron durante mucho tiempo en Egipto

Una noche, Osiris confundió a su esposa con la de su hermano, Neftis (que también era su hermana). De esta noche surgió Anubis, el dios del reino de los muertos y representado con una cabeza de chacal. Como venganza, Seth ordenó hacer un sarcófago de las medidas exactas de Osiris, pero sin que él lo supiera. En una gran fiesta mostró la creación, aclarando que sería para aquel que encajase. Todos fueron probando, pero solo Osiris entraba a la perfección.

Cuando estaba dentro, los lacayos de Seth cerraron el sarcófago con el dios dentro, arrojándolo al Nilo. Isis buscó a su esposo por todo el mundo, hasta que lo encontró en Biblos, en la costa de Siria, donde el ataúd había sido usado para hacer una columna. La diosa se escondió con el cuerpo sin vida de su esposo, pero durante este tiempo dio a luz a Horus.

El nuevo dios de Egipto buscó venganza contra su tío, perdiendo en la lucha con Seth un ojo. Este ojo, que ha servido de referencia en múltiples culturas, lo enseño a la momia de Osiris, que resucitó para obtener la vida eterna.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias