Tabaco

Las enfermedades más comunes asociadas al tabaco

Te presentamos una lista con las enfermedades más comunes que puede producir el tabaco. Una droga reconocida por todos.

enfermedades tabaco
Descubre qué enfermedades se pueden sufrir a raíz de fumar

Sabemos que «Fumar mata» o al menos este es el mensaje que podemos leer en todas y cada una de las cajetillas de tabaco que se venden, pero ¿cuáles son las enfermedades más comunes asociadas al tabaco? Además del cáncer o de problemas respiratorios, el tabaco puede provocar otras enfermedades que a continuación os enumeramos.

Las enfermedades más comunes asociadas al tabaco

Las enfermedades que provoca el tabaco no son contagiosas, pero limitan las actividades diarias de una persona a lo largo de su vida y pueden causar la muerte. El tabaquismo es un factor de riesgo importante generando hasta un total de veintiuna enfermedades crónicas. La mayoría de estas enfermedades se pueden prevenir eliminando el tabaco de la vida.

De todas ellas, las más comunes serían las siguientes:

Cáncer

El cáncer sería quizás la enfermedad más común derivada del consumo de tabaco. Además puede producir distintos tipos de cánceres: como el de pulmón, el de próstata, el de colon y recto, o el de hígado.

Enfermedad coronaria del corazón

Fumar tabaco aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedad coronaria. Los fumadores tienen de dos a tres veces más probabilidades de tener una enfermedad cardíaca que los no fumadores. Además, cuando un no fumador está expuesto al humo de segunda mano, su riesgo de sufrir un ataque cardíaco aumenta en un 27%. Finalmente, las personas que padecen un problema cardíaco empeoran su condición si se exponen al humo de tabaco ajeno.

Neumonía

Fumar o estar expuesto al humo de segunda mano aumenta el riesgo de desarrollar neumonía porque el tabaco reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

El tabaquismo es la principal causa de enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Esta enfermedad, que combina enfisema y bronquitis crónica, impide que las personas que la padecen respiren normalmente.

Asma

Fumar acelera el deterioro de la respiración. Los síntomas del asma son más comunes y más severos en personas que fuman o están expuestas al humo de segunda mano.

Diabetes

Cuanto más fuma una persona, más probabilidades hay de desarrollar diabetes. La probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 también es mayor en los fumadores que en los no fumadores. Además, fumar aumenta el riesgo de complicaciones de la diabetes y disminuye la sensibilidad del cuerpo a la insulina .

Periodontitis

Fumar reduce el flujo sanguíneo al tejido de las encías, cambia las bacterias en la boca y debilita el sistema inmunológico. Todas estas consecuencias hacen que los fumadores sean más vulnerables a desarrollar una enfermedad de las encías llamada periodontitis.

Accidente cerebrovascular

Las personas que fuman tienen de dos a cuatro veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que las que no fuman. El riesgo varía según la cantidad de cigarrillos consumidos. Las personas expuestas al humo de segunda mano también tienen más probabilidades de sufrir un derrame cerebral. Esto se debe a que, como el tabaquismo pasivo espesa la sangre, bloquea las venas y arterias y aumenta la frecuencia cardíaca. Este fenómeno contribuye al aumento del riesgo de accidentes cardiovasculares o cerebrovasculares.

Aterosclerosis

El consumo de tabaco espesa la sangre, aumenta la frecuencia cardíaca y aumenta la presión arterial. Todos estos fenómenos dañan prematuramente las venas y arterias. Por esta razón, los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar aterosclerosis que los no fumadores.

Inmunodeficiencia

Fumar debilita el sistema inmunológico. Por lo tanto, los fumadores tienen más probabilidades de contraer virus o contraer enfermedades que los no fumadores.

Otras enfermedades derivadas de fumar

El resto de enfermedades que surgen a partir del tabaquismo serían las siguientes:

  • Pérdida de la visión: El humo del tabaco contiene sustancias químicas que reducen el flujo sanguíneo a los ojos y la cantidad de oxígeno transportada en la sangre. Este fenómeno puede hacer que las personas que consumen tabaco pierdan la vista.
  • Cataratas: Los fumadores de cataratas tienen el doble de probabilidades de desarrollar cataratas que las personas que no fuman. La catarata es una enfermedad ocular que puede ser causada por fumar y es un oscurecimiento del cristalino del ojo que causa visión borrosa.
  • Degeneración macular relacionada con la edad: El consumo de tabaco triplica el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad. Se trata de un deterioro de la capa de tejido en la parte posterior del ojo (mácula), que puede hacer que los fumadores pierdan la vista.
  • Tuberculosis: La tuberculosis es causada por bacterias que con mayor frecuencia se alojan en los pulmones. Las personas que fuman tienen más probabilidades de contraer esta enfermedad y morir a causa de ella que las que no fuman. En 2018, 860.000 casos de tuberculosis se atribuyeron al tabaquismo en todo el mundo.
  • Aneurisma de la aorta torácica: El tabaquismo es un factor de riesgo establecido para el aneurisma de la aorta torácica.
  • Enfermedad arterial periférica:  Las personas que consumen tabaco tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad arterial periférica, que es cuando una arteria está bloqueada, que quienes no lo hacen. Fumar incluso haría que la enfermedad progresara más rápidamente.
  • Efectos sobre el sistema reproductor femenino: Fumar disminuye el suministro de buenos óvulos, lo que reduce las posibilidades de embarazo y acelera la menopausia.
  • Disfunción eréctil: El tabaco obstruye los vasos sanguíneos, lo que hace que las arterias del pene se vuelvan más gruesas y puede provocar que los fumadores sufran disfunción eréctil. Los fumadores tienen el doble de probabilidades de tener problemas de erección que los no fumadores.
  • Embarazo ectópico: Fumar interfiere con el transporte del embrión a la cavidad uterina, lo que resulta en embarazos ectópicos. Cuanto más fuma una mujer, mayor es el riesgo de un embarazo ectópico. Consumir más de 20 cigarrillos al día cuadruplica el riesgo de tener un embarazo ectópico.
  • Artritis reumatoide (AR): Fumar aumenta el riesgo de desarrollar artritis reumatoide. Aproximadamente el 20% de los casos de artritis reumatoide se deben al tabaquismo. En las personas genéticamente predispuestas a la artritis reumatoide, el riesgo de desarrollar la enfermedad es aún mayor. De hecho, un poco más de la mitad de los casos son atribuibles al consumo de tabaco.
  • Fractura del cuello femoral: Fumar reduce el suministro de sangre a los huesos, ralentiza la producción de células que los ayudan a formarse (osteoblastos) y disminuye la absorción de calcio. Estos fenómenos debilitan los huesos de los fumadores, lo que favorece las fracturas del cuello del fémur. Una de cada ocho fracturas de cadera es causada por fumar.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias