Una etapa de la historia de continua innovación

Las características más destacadas de la Edad del Bronce

Edad del Bronce
La Edad del Bronce fue una época de la historia con gran cantidad de cambios sociales y materiales.

Desde que el mundo se creó, los seres humanos enmarcaron las épocas en edades divididas por los grandes cambios. Unos periodos de tiempo en los que las costumbres, la cultura y la forma de vida cambiaba de forma radical y en la que tenía especial protagonismo el uso de algún material en concreto. En este caso hablamos de la Edad del Bronce, una etapa que tiene origen justo después del Calcolítico (Edad del Cobre) del que analizamos sus aspectos más esenciales.

Una época de avances

Edad del Bronce
vasijas de la Edad del Bronce encontradas en China

Si hablamos de la Edad del Bronce nos estamos refiriendo a un periodo incluido dentro de la prehistoria que tuvo lugar entre 3800 y 1200 a.C. Una época en la que los cambios culturales estaban a la orden del día y en la que la sociedad avanzaba cada vez más en la consecución de sus herramientas. Unos utensilios en los que el bronce se enmarcaba como el verdadero protagonista y que dan nombre a una épocas que junto con la Edad del Bronce conforman las dos primeras etapas de la conocida como Edad de los Metales. 

Este espacio temporal se ha dividido tradicionalmente en tres apartados. Unos periodos con características completamente diferentes que culminan con el descubrimiento del hierro.

  • La temprana Edad del Bronce (Bronce antiguo), entre los años 3500 y 2000 a.C.
  • La mediana Edad del Bronce (Bronce medio), entre los años 2000 y 1600 a.C.
  • La Edad del Bronce final (Bronce final), entre los años 1600 y 1200 a.C.

La vida durante la Edad del Bronce

Edad del Bronce
Espadas creadas durante esta etapa

El rasgo más destacados de los humanos que habitaron la Tierra durante la Edad del Bronce se basa en la continua creación y utilización de utensilios, herramientas e incluso potentes armas. Unas prácticas desarrolladas principalmente en Turquía y donde se avanzó mucho en materia de aleación, consiguiendo que la resistencia de los materiales se incrementara a niveles nunca vistos. La proliferación de martillos, hachas y cuchillos fueron los se convirtió en un aspecto habitual de una sociedad que avanzaba a un ritmo constante.

También hay un apartado para la cultura en la Edad del Bronce. Y es que durante esta época se desarrollaron una gran cantidad de vasijas en las que el tallado se definía como una de las prácticas más destacadas. Los elementos decorativos y la representación de las costumbres de la época en los utensilios se convirtieron en un hábito entre los grandes artesanos. Unos elementos que determinaban el estatus de una persona en la sociedad.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias