Un accesorio de limpieza que genera más polémica que nunca

¿Son adecuados los bastoncillos para la limpieza de los oídos?

bastoncillos
Unos elementos de higiene muy cuestionados

Todos lo hemos hecho alguna vez. Nos levantamos una mañana cualquiera después de una larga noche de excesos y parece ser que nuestro oído no reacciona de la misma forma que el día anterior. Lo primero que se nos ocurre es que este efecto se irá pasando con el tiempo, sin embargo, no aguantamos más y decidimos acudir al servicio en busca del típico bastoncillo de algodón. Después de hurgar sin piedad en nuestro tímpano nos sentimos mucho más aliviados, no obstante, el cerumen acumulado se acerca cada vez más al tímpano impidiendo que podamos escuchar de forma adecuada. Es el mal de los bastoncillos, el elemento de higiene más innecesario y perjudicial que existe. Te lo contamos.

Bastoncillos no, gracias

bastoncillos
Los bastoncillos generan el 40% de las perforaciones de tímpano

Los bastoncillos de algodón pueden definirse como el elemento de limpieza más sobrevalorado del mundo. Un utensilio inútil que no solo no limpia nuestro oídos sino que puede llegar a dañarlos. Y es que según un estudio realizado por especialistas del Sheba Medical Center de Tel Aviv, estos accesorios para la higiene corporal son responsables de alrededor del 40% de los casos de perforación del tímpano.

El tímpano se define como la membrana situada en el oído medio que es la responsable de captar y transmitir las vibraciones al oído interno. Por eso, dañar esta fina capa puede generar graves problemas a la hora de captar los sonidos de la forma adecuada. Son muchos los casos en los que los bastoncillos son los protagonistas de este tipo de perforaciones innecesarias. La mejor forma de limpiar nuestros oídos no radica en este tipo de accesorios sino en técnicas mucho menos dañinas para el sistema auditivo.

Ineficacia comprobada

bastoncillos
El mejor remedio es dejar actuar al cerumen

Está comprobado, los bastoncillos de algodón no solo pueden perforar el tímpano, sino que también suelen generar una gran cantidad de tapones. La incisión de este tipo de accesorios en el oído suele generar grandes acumulaciones de cerumen que son verdaderamente complicadas de eliminar. Por eso, lo mejor para mantener saludable nuestro sistema auditivo es utilizar una toalla en la zona externa y dejar que el cera haga su trabajo. Recordemos que esta es una sustancia completamente natural que sirve para lubricar el conducto auditivo y protegerlo de algunos organismos perjudiciales.

Lo último en Curiosidades