Picasso, Sorolla, Monet o Van Gogh, juntos en la muestra ‘Magia del Mediterráneo’ de la Fundación Mapfre

fundacion-mapfre
La sala de exposiciones de la Fundación Mapfre en la calle Recoletos de Madrid.

La Fundación Mapfre acoge, desde el 10 de octubre hasta el 13 de enero, la exposición ‘Redescubriendo el Mediterráneo’ que aúna obras de artistas como Picasso, Sorolla, Monet o Van Gogh para mostrar "la magia del Mediterráneo" así como "las raíces europeas" a través de su arte.

Así lo ha hecho saber el director del área de Cultura de la fundación, Pablo Jiménez Burillo, y la comisaría de la muestra, Marie-Paule Vial en rueda de prensa con motivo de la presentación de la exposición, este viernes 5 de octubre en Madrid.

"Con esta iniciativa, en la que se encuentran obras de España, Francia e Italia, se ve el Mediterráneo como una seña de identidad europea desde el punto de vista de artistas que en muchas ocasiones no se llegaron a conocer. Hay unas raíces europeas que confluyen en el Mediterráneo", ha expresado Burillo.

De este forma, en estas salas se concentran un total de 138 obras de 41 artistas -Matisse, Bonard, Derain, Pinazo, Renoir, Giorgio de Chirico o Signac, entre otros- que probablemente "sea imposible volver a ver juntas" y que forman parte de una de las etapas "más brillantes" de la pintura de tránsito del siglo XIX al XX y que convirtió durante aquel período el Mediterráneo en motor de renovación.

En este sentido, Burillo ha explicado que el origen del Mediterráneo como elemento "decisivo" de la modernización del arte del siglo XX viene de la necesidad de estos artistas de "huir de un mundo moderno que cada vez es más invisible" para ir en busca "de nuevos paraísos". "Asimismo, se entiende este lugar como referencia del equilibrio y como una manera más auténtica de pintar, con colores puros y luces transparentes", ha añadido.

Los artistas presentes en la muestra adoptaron el Mediterráneo, sus aguas y su cultura como uno de los motivos principales de sus composiciones, marcando un momento "decisivo" dentro de la evolución del arte y "deleitándose en un instante de armonía, paz y alegría" en el curso de las "tantas veces atormentada historia del arte moderno".

En cualquier caso, Burillo ha matizado que en cada país se adopto un significado diferente para este mar. Así, para los pintores españoles y valencianos (Pinazo o Sorolla), el mediterráneo es pintura al aire libre y reflejar el transcurso de la vida "sencilla, alegre y en contacto con la naturaleza" que ahí se sucede.

En cuanto a los artistas catalanes (Torres-garcía o Joaquim Sunyer), el movimiento va más enfocado a la idea "nacionalista" y a la recreación de símbolos y la mirada al pasado para crear "arquetipos", como por ejemplo el de "la mujer catalana.

En cuanto a Francia, al contrario que en España, se dio más relevancia al paisaje que a las personas con la idea del "color puro" y la representación de "un mundo que se siente más verdadero frente a la ciudad". "No es solo una forma de pintar, es también una forma de goce de vida. Un espíritu de generosidad y de transmitir un equilibro que envuelve a la pintura francesa de aquel momento", ha expresado.

Por último, Italia entendía el Mediterráneo "como un concepto". Es decir, como "una seña de identidad" tratándose de una "tradición que está entre ellos y con la que tienen que convivir".

La exposición forma parte del proyecto internacional ‘Picasso-Mediterráneo’ y cuenta con el apoyo de más de sesenta prestadores entre los que se encuentran el Musée d’Orsay, el Musée national Picasso-Paris, el Centre Georges Pompidou, el Museo Nacional Centro Reina Sofía o el Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto.

Últimas noticias