Comunidad Valenciana

Puig copia al PP y retrata a Sánchez: ajusta el IRPF a la inflación como ya han hecho Ayuso y Moreno

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Los barones socialistas huelen las próximas elecciones, se desmarcan de la política fiscal del Gobierno de España y empiezan a recorrer la senda de rebajas impositivas que inauguró Ayuso en Madrid y han seguido Juanma Moreno en Andalucía, Alfonso Rueda en Galicia y López Miras en Murcia. Este martes, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, el mismo que todo este tiempo ha estado acusando a Madrid de realizar dumping fiscal y que hace sólo cuatro días proponía penalizar en el reparto de la financiación autonómica a las comunidades que bajaran impuestos, ha anunciado una batería de medidas que tendrá efectos con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2022.

La primera de ellas consiste en aumentar en un 10% la cuantía exenta de tributación a todos los valencianos, «el máximo que permite la norma»; la segunda es una nueva tarifa autonómica del IRPF para 2022, con nuevos tramos adaptados a la inflación, y la tercera es la ampliación en un 10% de «todas las deducciones y bonificaciones fiscales».

En su intervención inicial en el Debate de Política General en Les Corts, Puig ha hecho hincapié en que estas medidas van dirigidas a los contribuyentes que cobran menos de 60.000 euros; es decir, 1,34 millones de valencianos y el 97,4% del total.

«Nuestra perspectiva es clara: no al populismo fiscal», ha recalcado insistiendo en que es una reforma pensada para la mayoría. Además, ha defendido que su Gobierno mantendrá el impuesto de Patrimonio porque «solo tributan el 0,5% de valencianos» por él.

El giro de Ximo Puig hacia políticas fiscales más relajadas coincide con la ofensiva del PP para retratar a Sánchez por su voracidad fiscal, cuyo Gobierno se resiste incluso a suavizar los efectos de la inflación en el IRPF, lo que le permite disparar los ingresos para mantener su agenda de gastos sin recorte alguno.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció en el debate del estado de la región celebrado hace unas semanas que deflactará un 4,1% los tramos de la tarifa autonómica del IRPF, con el objetivo de que surta efectos en la próxima Declaración de la Renta.

Días después, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, anunció la bonificación al 100% del Impuesto sobre el Patrimonio y una deflactación del IRPF en la declaración de la renta correspondiente al ejercicio de 2022.

Tras ellos, el Gobierno de Murcia decidió la semana pasada reducir un 4,1% el tramo autonómico del IRPF y este martes la Xunta de Galicia ha anunciado que deflactará el IRPF para las rentas menores de 35.000 euros, con efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2022.

Esta senda fiscal podría ser recorrida en breve por otro barón socialista. Es el caso del extremeño Guillermo Fernández Vara, que, como adelantó OKDIARIO, sopesa deflactar también el tramo autonómico del IRPF para compensar los efectos de la inflación y tratar de paliar así el descontento social en año electoral. De momento, ya se le ha adelantado Ximo Puig, mientras Moncloa asiste atónita a la rebelión fiscal de los líderes territoriales con mando en plaza.

Lo último en España

Últimas noticias