Elecciones Cataluña 2021

Junts exige a ERC dejar a la CUP y Comuns fuera del Govern para investir a Aragonès

Desde ERC avisan que de reeditar el Govern actual exigirá hacer cambios en las carteras que ocupaban hasta ahora

Madrid a la cabeza de las ventas de coches: ya vende un 30% más que Cataluña en 2021
Peré Aragonés, presidente de la Generalitat de Cataluña

Pere Aragonès será el próximo presidente de la Generalitat catalana si la CUP acepta el trágala de ERC y Junts per Catalunya. El candidato de Esquerra ya ha hablado con la de JXCat, Laura Borràs, para acordar la formación de un gobierno independentista que reedite la mayoría de los últimos tres años. Pero para que eso salga adelante será imprescindible contar con el apoyo de los nueve diputados de la CUP que, como en otras ocasiones, lo votarán en una asamblea donde puede ocurrir de todo.

Los partidos independentistas se reunirán de forma presencial en los próximos días con la vista puesta en la configuración de la nueva mesa del Parlament. Será el primer acuerdo al que tendrán que llegar antes de ponerse a gobernar juntos otra vez. A día de hoy tanto ERC como JXCat aspiran a hacerse con el control del legislativo en una pugna en la que también participará el PSC, ganador de las elecciones.

Los 33 diputados de Esquerra y los 32 de Junts per Catalunya dejan la suma de la coalición en los 65 diputados. Con la mayoría absoluta en el Parlament fijada en los 68 escaños, para investir a Pere Aragonès, los separatistas necesitan o bien los votos a favor de la CUP en primera vuelta o bien su abstención en segunda. La negativa de JXCat a dar entrada en el Ejecutivo a los antisistema, apuntan desde ERC, podría dificultar las negociaciones por los vetos cruzados que podrían imponer los de María Dolors Sabater, en contra por ejemplo de la presencia de la imputada Borràs o de Joan Canadell.

El partido de Carles Puigdemont tampoco quiere que estén, en la nueva suma, los Comuns de Jessica Albiach. Con ocho diputados, la franquicia catalana de Podemos, puede convertirse en un actor muy importante en la política catalana de cara a los próximos años de cara a los indultos y al acuerdo con el Gobierno para la celebración de un nuevo referéndum pactado. Junts no les quiere incluir en el gobierno autonómico, a diferencia de Esquerra, ni quiere mendigar sus votos.

Borràs, vicepresidenta

Si finalmente ERC y JXCat consiguen acordar la formación de un nuevo gobierno separatista, y logran los apoyos necesarios para que salga adelante, Pere Aragonès convertirá a la líder de JXCat y Laura Borràs en su vicepresidenta. Pendiente de juicio oral, por varios delitos relacionados con la corrupción política, la todavía diputada en el Congreso tendría que verse obligada a renunciar a su cargo a media legislatura si resulta condenada. Su puesto, si eso ocurre, lo ocuparía el radical Joan Canadell, ex presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona y mal valorado por el independentismo más pragmático.

Cambios internos

Desde Esquerra dan por hecho que si el nuevo Govern vuelve a tener los mismos actores; «lo que es seguro», dicen, es que «tendrán que cambiar roles». Como primer partido independentista, Esquerra quiere tener el control de las principales consellerias, además de la presidencia de la Generalitat, dejando en manos de Junts departamentos con menos carga política, como Agricultura, Sanidad o Educación.

La alternativa: el bloqueo

Un gobierno autonómico de ERC y JXCat es la única salida al resultado electoral del 14-F. Con un PSC fuerte, pero sin apoyos, y un independentismo más dividido que nunca, la investidura de Pere Aragonès es la única viable en el Parlament. Sin embargo, pese a la voluntad de los partidos implicados, tampoco será fácil llegar a buen puerto. Los dirigentes de ambas formaciones empezarán a trabajar en las próximas horas, con el fin de «tener Govern lo antes posible», pero sin mayoría absoluta necesitarán del apoyo de otras formaciones. La alternativa a este acuerdo, resumen, es el bloqueo y la repetición electoral.

Illa quiere ser investido

Además de la de Aragonès, el próximo presidente o presidenta del Parlament, tendrá sobre la mesa también la candidatura de Salvador Illa. A  diferencia de otros momentos, en los que ninguno de los 135 diputados de la Cámara catalana ha querido intentar formar Gobierno, en esta ocasión habrá dos presidenciables. Sólo uno de ellos se podrá someter al debate de investidura en primera instancia, lo que pondrá en marcha el reloj para una posible repetición electoral.

Illa, que ganó las elecciones, cree que tiene la legitimidad de intentarlo. «Mi partido ha ganado, y me corresponde presentar mi candidatura y formar Govern, es mi deber» ha asegurado el candidato del PSC. A día de hoy no cuenta con los votos suficientes para ser elegido president de la Generalitat, pero su equipo trabajará «intensamente» durante toda la semana para lograrlos. Dice el diputado electo de los socialistas que se presentará «por coherencia y convicción» con el fin de favorecer un clima de «cambio, diálogo, entendimiento y reencuentro para pasar página y abrir un nuevo tiempo en la política de Cataluña». El hecho de haber ganado, zanja, le debería dar ventaja sobre Aragonès.

Lo último en España

Últimas noticias