Verano

Los trucos infalibles para que lo niños no vuelvan a marearse en el coche

trucos niños no marearse coche
Descubre las mejores pautas para evitar que los niños se mareen en el coche

Si tienes hijos pequeños y soléis iros de fin de semana en coche o los lleváis a menudo en este tipo de transporte, es posible que ya estén acostumbrados y no les pase nada, pero también se puede dar el caso de niños que no suelen viajar tanto y por ello se marean, o también que sufran de mareo por movimiento sin que la costumbre tenga nada que ver. Conducir despacio y procurar buena ventilación serán pautas clave para un viaje tranquilo con los más pequeños, pero además podemos recurrir a algunos de los trucos infalibles para que lo niños no vuelvan a marearse en el coche y que os vamos a desvelar a continuación.

Trucos para que los niños no se mareen

 ¿Por qué los niños se marean el coche? La perturbación es causada por la hipersensibilidad del centro de equilibrio, ubicado dentro del oído. La solicitación repetida de este centro conduce a una incomodidad debido a los movimientos de rotación y exposición a estímulos visuales excesivos. Malestar que todo el mundo llama mareo, aunque se suele definir también como «mareo por movimiento» y que puede ocurrir al viajar en todo tipo de transportes y no sólo en el coche. Los síntomas del mareo por movimiento son palidez, bostezos, sudores fríos y náuseas hasta vómitos. El vómito, sin embargo, ayuda al niño a sentirse mejor: por lo tanto, no hay que alarmarse si el niño quiere «liberarse», de hecho, es útil.

Si tu hijo sufre de este mal, no tienes de qué preocuparte, tan sólo avanzarte al problema y con ello podrás evitar que el pequeño lo pase mal y que el viaje se convierta en una pesadilla con llantos y gemidos como banda sonora. A continuación, os desvelamos algunos trucos que son infalibles, para que los niños viajen tranquilos y en paz.

No les aprietes demasiado

Siempre debemos asegurados que el niño o niña va bien asegurado a la silla del coche, y en su sillita correspondiente. Para ello tenemos que comprobar que las correas de los hombros y los cinturones estén ajustadas de modo que queden seguras, pero no demasiado apretadas. Piensa que si el trayecto es largo, es posible que la posición de sujeto se convierta en algo que les presiona y molesta, e incluso si no tienen margen de movimiento suden más de la cuenta.

Vísteles con mangas largas

Durante el viaje, aunque haga calor, lo mejor es vestir a los más pequeños con camisetas de algodón de manga larga, que protegen tanto del sol como del aire acondicionado.

Ten cuidado con la temperatura

El aire acondicionado es algo que sí o sí, querremos encender para nuestro viaje en coche, pero es necesario que se ajuste con cuidado: 4-5 grados por debajo de la temperatura exterior, y asegurándonos además que el flujo no quede dirigido hacia el niño. Para protegerlo aún más del calor, se pueden utilizar parasoles que podemos colocar en las ventanas junto a los niños.

El agua siempre ayuda

Los niños necesitan beber con frecuencia. Sin embargo, es mejor evitar la leche (a menos que el bebé sea un bebé, por supuesto) ya que puede que les haga regurgitar o que la vomiten si se marean. Si tienen sed, lo mejor es darles un poco de agua.

Haced una comida ligera

Si tienen hambre, un bocadillo es mejor que un almuerzo completo. Especialmente podemos elegir darle frutos secos o unas galletas. Nada que recargue demasiado el estómago de los niños para evitar así que vomite en caso de mareo.

Mejor viajar por la noche

Si nos atrevemos, y vamos con cuidado, podemos viajar por la noche cuando hace más calor y los niños seguramente harán el trayecto durmiendo. Si, por el contrario, viajas durante el día, debes salir bien temprano y hacer paradas al menos cada 2-4 horas, y durante el trayecto entretener a los más pequeños con canciones o juegos.

A estos consejos que acabamos de enumerar, le podemos sumar estos otros que resultan también básicos:

  •  Mantener una conducción tranquila sin acelerar ni desacelerar , especialmente en las curvas;
  • Evitar olores fuertes (por ejemplo gasolina en el distribuidor) o aire viciado;
  • Tomar refrigerios salados frecuentes tanto antes como durante el viaje, junto con pequeños sorbos de agua;
  • Distraer y entretener con música o juegos para hacerte esperar;
  • Utilizar el aire acondicionado para mantener fresca la cabina;
  • Parada cada 2/3 horas para estirar las piernas.

Para casos difíciles puedes recurrir a la medicación

Si sigues estos trucos o consejos, viajar con niños en coche debería ser algo sencillo. Sin embargo, los médicos también recomiendan, para los casos más difíciles, el uso de medicamentos a base de dimenhidrinato , una molécula utilizada en caso de náuseas y mareos, por lo que también es eficaz para el mareo. El dimenhidrinato se puede tomar en cápsulas blandas aproximadamente media hora antes de la salida. O en forma de chicle, y en este caso hay que tomarlo en cuanto aparezcan los síntomas del mareo . Advertencia: este tipo de medicación con  dimenhidrinato no se puede administrar a niños menores de 2 años.

Lo último en Bebés

Últimas noticias