Cuidados del bebé

¿Qué hacer si el bebé tiene las mejillas rojas?

mejillas rojas bebé
Descubre los remedios para tratar las mejillas rojas del bebé

Las mejillas rojas en los niños, así como las manchas rojas que les aparecen en la cara, son una dolencia bastante común. Muchas madres y padres se preocupan y quieren entender de qué dependen y, sobre todo, cómo tratarlas. Cuando la emoción no tiene nada que ver, las mejillas rojas en el bebé se pueden tratar con remedios bastante sencillos. Lo importante es reconocer el porqué tu pequeño tiene las mejillas rojas  y entender cuál es la mejor solución.

Mejillas rojas en el bebé

El enrojecimiento facial en los niños se caracteriza por verdaderas manchas rojizas. Estos últimos pueden tener diferentes tamaños y afectar, de hecho, a la cara de los más pequeños. Además, suelen ir acompañadas de calor en la zona afectada.

Las causas de las mejillas rojas pueden ser diferentes. Aquí están los más comunes.

Mejillas rojas cuando el bebé tiene fiebre

Si el bebé tiene las mejillas rojas y calientes, lo primero que viene a la mente es fiebre. Y de hecho lo es. La alteración de la temperatura provoca el enrojecimiento de esta zona del cuerpo, combinado con el calor difuso. Lo primero que se debe hacer, por tanto, es tomar la temperatura del bebé y esperar a que pasen los síntomas gripales para volver a admirar las mejillas sonrosadas en todo su esplendor.

Mejillas rojas cuando el bebé no tiene fiebre

Cuando las mejillas rojas no van acompañadas de fiebre y resfriado, pueden ser la señal de alarma de otros problemas de la piel, resumidos aquí:

  • dermatitis seborreica;
  • rosácea;
  • lupus eritematoso;
  • insolación;
  • cuperosis;
  • infecciones bacterianas;
  • el síndrome de Stevens-Johnson, una enfermedad desencadenada por una infección vírica o por una reacción a fármacos y que desencadena una hipersensibilidad de la epidermis;
  • enfermedades quinta y sexta;
  • Cambios excesivos de temperatura, demasiado frío o demasiado calor.

Para establecer cuál, entre estas, es la causa desencadenante del enrojecimiento de las mejillas de los niños (cuando no está ligado a fenómenos atmosféricos) es necesario solicitar la intervención de un dermatólogo e iniciar pruebas relativas a formas alérgicas y otras visitas al especialista. .

Finalmente, las mejillas rojas en los niños pueden resultar de la ingestión de platos demasiado calientes o excesivamente picantes para su dieta. Alimentos como los huevos, el chocolate , los quesos y algunos conservantes pueden ser los causantes de esta reacción cutánea, pero esto se da cuando los niños ya tienen una dieta variada y han superado la fase del destete.

Mejillas rojas en el recién nacido

Incluso los bebés recién nacidos pueden sufrir de mejillas enrojecidas. Generalmente, las mejillas rojas en los recién nacidos pueden deberse a una alergia a la leche de fórmula. En este caso, es recomendable consultar a un especialista que podrá indicar la mejor solución en términos de tolerabilidad.

El bebé también puede tener la cara roja debido a la leche materna. La nutrición de la madre, en este caso, es crucial. Debemos recordar que todo lo que come pasará al pequeño. Estos son los alimentos más comunes que se deben evitar, es decir, aquellos que contienen alérgenos:

  • mariscos;
  • leche;
  • granada;
  • Kiwi;
  • frutos rojos;
  • tomates;
  • miel;
  • fruta seca;
  • cacao;
  • pimienta.

También en este caso, siempre es bueno escuchar la opinión de un pediatra y eliminar los alimentos que le molestan.

Remedios para las mejillas rojas del bebé

Cuando no estamos en presencia de fiebre, o el enrojecimiento de la cara del bebé es causado por una insolación, es posible hacer que los síntomas desaparezcan con algunos remedios sencillos:

  • aplicar un gel o crema de caléndula. Esta planta tiene propiedades extraordinarias, alivia la inflamación y calma cualquier picor;
  • utilizar un producto a base de aloe vera, capaz de refrescar e hidratar las rojeces de las mejillas de los niños;
  • lava la cara del bebé con el té de manzanilla, con su poder calmante.

Cuando, por el contrario, el enrojecimiento se acompaña de fiebre, es bueno consultar a un médico para saber cómo actuar.

Lo último en Bebés

Últimas noticias