Cuidados del bebé

Primer mes en casa con el bebé: 3 cosas que debe saber

Pautas básicas que tienen que ver con la comida, las noches y los lloros para poder pasar el primer mes del bebé en casa.

primer mes bebé
Pautas clave para cuidar del bebé tras salir del hospital

Para todos los padres, la emoción de regresar a casa con su hijo y finalmente comenzar una nueva vida es generalmente inmensa. Los primeros días de esta nueva aventura, de hecho, nunca se olvidan. Sin embargo, a pesar de esto, el primer mes de vida de un bebé suele ser bastante complicado especialmente si los padres son primerizos. Conozcamos algunas de las pautas básicas sobre el primer mes en casa con el bebé.

Primer mes en casa con el bebé: 3 cosas que debe saber

A continuación, te damos 3 consejos para afrontar mejor el primer periodo. que se centran sobre todo en la lactancia, el hecho de poner a dormir al bebé y también con respecto a los lloros del recién nacido. Os los explicamos con detalle a continuación:

La alimentación del bebé

A pesar de que la lactancia es algo absolutamente natural, que cualquier mujer del mundo puede afrontar con serenidad y sin problemas, en realidad ejerce presión sobre la resistencia de la madre y no siempre es algo que salga bien a la primera. Los senos pueden doler, es posible que el bebé no crezca como debería, amamantar a demanda puede convertirte en una lechería ambulante, agotarte … En resumen, son muchas las razones por las que las cosas no pueden ser tan color de rosa como pensabas.

Pero debes relajarte. No te preocupes. Es normal. La mayoría de las madres han pasado por lo mismo y al final todas sobrevivieron. Ellos y sus hijos. Puede haber dificultades. Pero se resolverán solas, con el tiempo, la práctica, el hábito y hasta el mayor conocimiento de tu pequeño. Así que trata de mantener la calma y nunca sientas que no estás capacitada.

La lactancia materna es agotadora y no siempre tan satisfactoria como podríamos pensar durante el embarazo. Solo debes conocerla y ser realmente consciente de ello.

Las noches del bebé

Todos los padres están preparados para el hecho de que en los primeros meses hay poco sueño, más o menos. La pérdida del sueño es la primera forma de malestar que las nuevas madres y los nuevos padres experimentan en su piel.

Especialmente para el padre que, lamentablemente, en España es el que primero vuelve al trabajo, la falta de horas de sueño combinada con la necesidad de volver al trabajo, a la larga, puede resultar agotador.
Por eso, muchos padres optan por dormir en el sofá, muchos dejan de despertarse por la noche cuando el bebé llora dejando todo a la madre, otros continúan haciéndolo con el resultado de estar siempre cansados ​​y destrozados.

¿Qué hacer entonces? El consejo es buscar el equilibrio y, sobre todo, tener en cuenta que será duro y agotador. Apoyarse mutuamente el mayor tiempo posible, colaborando juntos en el cuidado del pequeño, tanto de día como de noche. Y cuando uno de los dos padres tenga que volver al trabajo, no te sientas culpable por delegar las tareas principales en el otro, sino mantente siempre ahí en los días libres, haciéndote sentir, en la práctica, tu deseo de ayudar.

Los lloros del bebé

Los bebés lloran. Y no siempre se logra calmarlos a la primera. A veces continúan llorando durante un tiempo que nos parece infinito y, sobre todo, sin motivo. De hecho, siempre hay una razón por la que los bebés lloran, solo que no siempre somos capaces de interpretar sus peticiones.

Para evitar, por tanto, volverse loco, debemos valorar tres cosas principalmente:

  • tener en cuenta el llanto desesperado del recién nacido incluso, aparentemente, sin motivo;
  • proceder por exclusión recordando siempre que las necesidades de un bebé, al principio, son bastante básicas (tiene sueño, tiene hambre, quiere que lo cojan en brazos, le cambien el pañal, le duele el estómago…);
  • Tomar descansos. Se necesita muy poco: un paseo solo durante media hora, un baño caliente en soledad, una llamada telefónica a un amigo … Desenchufarse de vez en cuando no debe hacerte sentir culpable. Al contrario, tienes que pensar que lo estás haciendo por ti y por el bienestar de toda la familia. De hecho, si está más tranquilo y relajado, será más fácil afrontar los compromisos que requiere el cuidado de un recién nacido.

Lo último en Bebés

Últimas noticias