Embarazo

Polihidramnios, cuando hay demasiado líquido amniótico: síntomas y consecuencias

El líquido amniótico, en el que se encuentra inmerso el feto durante todo el embarazo, puede aumentar en exceso y ser un peligro tanto para el niño como para la mujer..

Pérdidas del líquido amniótico durante el embarazo

Bebé prematuro nace en el coche y dentro del saco del líquido amniótico

Cómo saber si es un parto seco o de agua

¿Qué es la corioamnionitis?

Polihidramnios
Descubre qué es Polihidramnios y cómo tratar

La concepción y la implantación del embrión dentro del útero representan el inicio de una serie de procesos y cambios necesarios para permitir que el feto se desarrolle adecuadamente. Con la formación de la placenta , comienza también la producción de líquido amniótico, que es el líquido en el que el feto se encuentra sumergido dentro del útero durante todas las semanas de gestación y que puede verse afectado por algunas alteraciones. Una de ellas es que se produzca Polihidramnios, que es cuando hay demasiado líquido amniótico y del que os explicamos síntomas y consecuencias.

Polihidramnios: síntomas, consecuencias 

Hay varias alteraciones del líquido amniótico y en un 1%-2% de los embarazos hay una acumulación excesiva de este líquido . En estos casos hablamos de polihidramnios , una condición que afecta al útero provocando un aumento anormal de tamaño y que se asocia a diversas criticidades, tanto para el feto como para la madre.

La mayor (polihidramnios) o menor ( oligohidramnios ) cantidad de líquido amniótico se asocia con morbilidad perinatal, comorbilidad severa en el bebé y toda una serie de riesgos y complicaciones para el embarazo.

No todos los embarazos con polihidramnios tienen resultados críticos, pero es una condición que debe ser monitoreada constantemente, tanto que requiere una serie de controles adicionales durante los distintos trimestres .

Producción y funciones del líquido amniótico

El líquido amniótico es vital para el propio embarazo , ya que realiza numerosas funciones.

  • En primer lugar, tiene una finalidad protectora del feto y del cordón umbilical al «aislar» al bebé de cualquier tipo de traumatismo y compresión con la pared uterina.
  • Además, el líquido amniótico protege contra agentes infecciosos (tiene propiedades antibacterianas) y cumple una función nutricional para el feto al recibir proteínas, vitaminas, electrolitos e inmunoglobulinas del organismo materno.
  • También es un componente indispensable para proporcionar al feto los elementos necesarios para su desarrollo y crecimiento de órganos (especialmente los sistemas pulmonar, musculoesquelético y gastrointestinal) tanto que su medición y seguimiento es utilizado por los médicos para comprobar el estado de embarazo.

La producción de líquido amniótico depende de diferentes mecanismos de intercambio entre el feto y el organismo materno a través de la placenta y es inicialmente una solución similar al plasma materno y fetal pero con una menor contracción proteica.

En el segundo trimestre la piel del feto se vuelve impermeable al paso del líquido amniótico y su composición y volumen dependen exclusivamente de la micción del feto . Durante la gestación el líquido amniótico no solo se produce, sino que también se elimina a través de la deglución y respiración del feto y los intercambios de fluidos que tiene con la placenta.

La cantidad de líquido amniótico varía durante las diferentes etapas del embarazo manteniendo un equilibrio dinámico entre su producción y reabsorción. En algunos casos, como se anticipó, esta cantidad puede ser anormal en exceso o en defecto.

Polihidramnios: ¿Qué significa?

Hablamos de polihidramnios cuando existe una bolsa máxima de líquido amniótico mayor de 8 centímetros o si el índice de líquido amniótico (ILA) es mayor de 24 cm. El oligohidramnios, por otro lado, se refiere a una bolsa de menos de 3 centímetros y una densidad de menos de 5 centímetros.

Las causas del polihidramnios

No se conocen todos los factores responsables del aumento de líquido amniótico y, a menudo, muchas mujeres ni siquiera perciben los síntomas, siendo una condición muy variable también en términos de intensidad y gravedad.

Entre las causas responsables del polihidramnios moderado o severo se encuentran malformaciones genéticas del feto por las que tiene dificultad para tragar, problemas estomacales, complicaciones en el ritmo cardíaco, anemia fetal o una infección.

Al mismo tiempo, la diabetes gestacional o los niveles elevados de glucosa en sangre, así como el embarazo gemelar con síndrome de transfusión o diferentes grupos sanguíneos entre la madre y el feto también pueden provocar un aumento del líquido amniótico. Otras causas del polihidramnios son las infecciones maternas como la toxoplasmosis , la sífilis, el citomegalovirus y la rubéola .

Polihidramnios: los síntomas

La sospecha de polihidramnios puede surgir cuando, debido al aumento de la presión del útero sobre los órganos vecinos , se sienten mayores sibilancias y dificultad para respirar, así como hinchazón de la pared abdominal o hinchazón de los miembros inferiores.

Las contracciones uterinas, la acidez estomacal, el aumento del tamaño de los órganos genitales externos , la disminución de la micción y el estreñimiento también se consideran síntomas de polihidramnios.

Polihidramnios: las consecuencias

El diagnóstico de polihidramnios, tras la notificación de síntomas típicos o en presencia de factores de riesgo, se realiza mediante la medición ecográfica del líquido, mientras que los análisis de sangre, las ecografías y una mayor frecuencia de las visitas de rutina tienen como objetivo el seguimiento de la situación para evitar la mayor resultados críticos.

Como ya se mencionó, en las formas más severas de polihidramnios, los riesgos para el bebé y la madre son particularmente peligrosos. El aumento de líquido amniótico , de hecho, puede aumentar el riesgo de parto prematuro , cesárea , ruptura prematura del agua, prolapso del cordón umbilical y hemorragia posparto .

Además, el feto tiene riesgo de atresia duodenal, anomalías del sistema nervioso , hernia diafragmática, hidropesía fetal , tumores, malformaciones arteriovenosas y macrosomía fetal .

El tratamiento se dirige principalmente al manejo de la causa subyacente y en los casos más significativos se puede evaluar el tratamiento farmacológico o la amniorreducción para la disminución de los volúmenes de líquido amniótico. En el caso de polihidramnios, la indicación es dar a luz en el hospital para asegurar una correcta intervención en caso de necesidad y evaluar minuciosamente el estado de salud del recién nacido.

Lo último en Bebés

Últimas noticias