Películas

Películas infantiles para ver con niños

E.T., Los Goonies, Up o Coco son algunas de las mejores películas infantiles para ver con niños

Películas infantiles niños
Descubre algunas de las mejores películas infantiles para ver con los niños.

Películas infantiles para ver con niños. Muchos son los títulos de películas que podemos ver con nuestros hijos para pasar una tarde, o un fin de semana, de cine. Películas que pueden ser recientes o grandes clásicos infantiles o también, películas educativas y aquellas que podrán disfrutar todos aunque tengan distintas edades.

Películas infantiles para ver con niños

Como decimos, el cine infantil está lleno de grandes títulos. Algunos de ellos incluso será bueno que los niños descubran y vean al menos una vez en su vida, de modo que os dejamos con una selección de las mejores películas infantiles (para niños entre 3 y 12 años) que estamos seguros, les van a encantar.

Mary Poppins de Robert Stevenson (1964)

La famosa historia de la niñera más deseada del mundo: Mary Poppins desciende del cielo agarrando su paraguas y llega a la familia Banks, al rescate de dos adorables niños. Será un hermoso viaje para los más pequeños, entre la realidad y la animación, con una música memorable y un final feliz en familia. Mientras la madre lucha por la igualdad de género, el padre redescubre la prioridad de los afectos en el trabajo.

ET – El extraterrestre de Steven Spielberg (1982)

Spielberg es un orador habilidoso cuando la audiencia está formada por cabezas pequeñas. En su carrera, hay varios títulos que van dirigidos a los niños, pero los dos títulos realizados en tándem con la guionista Melissa Mathison son memorables: ET – El extraterrestre y la más reciente, Mi amigo el Gigante.

¿Quién nunca ha soñado con recibir la visita de un simpático extraterrestre y experimentar la magia de su rescate? Esto es lo que le sucede a Elliott, con quien el pequeño extraterrestre extraterrestre construye una amistad mística y muy intensa.

La historia interminable de Wolfgang Petersen (1984)

La maravillosa historia de Bastian que, sumergiéndose en la lectura del libro «La historia interminable», se ve envuelto en ella, influyendo activamente en los acontecimientos del héroe Atreyu, que lucha por salvar a Fantasía de la nada.

Un clásico extraordinario del libro homónimo de Michael Ende que ha criado a varias generaciones de niños en todo el mundo. Falcor (o Fujur como en el libro) es el animal que todos los niños soñarían con tener. Atreyu vive experiencias de enorme intensidad, por lo que es bueno acompañar a los niños mientras ven la película, aunque sus mensajes son maravillosos: la importancia de la fantasía para mantener vivo el mundo, la universalidad del amor por la madre, esa Nada que acecha y representa la ausencia de pensamiento, todo realmente muy actual.

Los Goonies de Richard Donner (1985)

Los Goonies son un grupo de amigos extraordinariamente diverso que se topa con el mapa del tesoro del pirata Willy el Tuerto. Personajes rígidamente definidos pero muy agradables, que se embarcan todos juntos en la aventura de su vida.

La película también lleva a cabo una reflexión inesperada sobre la discapacidad y la diversidad: los Goonies son distintos los unos de los otros, pero acaban unidos por una amistad honesta y fuertes identidades. Un buen ejemplo para niños en crecimiento.

Willow de Ron Howard (1988)

Historias de gnomos, guerreros, hadas, brujas malvadas y diversos hechizos, cuando Harry Potter y El señor de los anillos aún no habían ocupado, o más bien invadido, el imaginativo de la fantasía.

La película es el extraordinario viaje del mago granjero Willow Ufgood para salvar el destino de la pequeña Elora, un bebé encontrado en el río por sus hijos. Elora está destinada a derrotar a la malvada reina Bavmorda, que obviamente persigue a Willow y sus aliados para recuperar al amenazador bebé. El viaje transcurre en un espacio-tiempo suspendido, donde todos los personajes son maravillosamente extraños y luchan por el bebé.

Willow es interpretado por el actor enano Warwick Davis, que hizo su debut en los extraordinarios mundos de la fantasía y la ciencia ficción en El Retorno del Jedi de Star Wars, como uno de los ewok.

Mi vecino Totoro de Hayao Miyazaki (1988)

Es prácticamente una hazaña elegir entre la filmografía de Miyazaki . Al menos la mitad de sus títulos están dedicados a los más pequeños, mientras que la otra mitad a los “casi” pequeños. Solo a partir de las producciones de Studio Ghibli se pudo crear la filmografía perfecta para acercarse al cine de animación de autor para cualquier neófito. Miyazaki tiene una capacidad inigualable para dialogar con la infancia. A través de sus mundos de hadas, sus personajes distorsionados, gomosos y en ocasiones deformados, donde nunca hay estática sino una evolución plástica continua, los niños aprenden, subliman traumas y dificultades, en una palabra, crecen.

Satsuki y Mei se mudan con su padre al campo. La madre está internada en un sanatorio. Las niñas saben cuidarse y pasar sus días de verano en los arrozales. Mei descubre accidentalmente el escondite de Totoro y desde ese momento este extraño ser entra en la vida de las hermanas. Es gracias a Totoro que la pequeña Mei, que se escapó en un intento por llegar a su madre, se recupera y regresa a casa.

El rey león de Roger Allers y Rob Minkoff (1994)

La película de animación de los 90, cuya banda sonora tarareamos todos, ya ha sufrido una revisión en forma de ficción . El Rey León es la historia de Simba que tiene que enfrentarse al tío malvado que quiere usurpar su trono. En el camino del crecimiento se encontrará con personajes divertidísimos, como la pareja Timón y Pumba.

Es un gran clásico en cuanto a narrativa, una mezcla equilibrada de risas y momentos de tensión, perfectamente adaptada a las veladas familiares.

UP de Pete Docter y Bob Peterson (2009)

Una de las producciones de Disney Pixar más extraordinarias de los últimos tiempos, Up no es solo un viaje de descubrimiento y crecimiento. Hay una profunda reflexión sobre el tesoro que las viejas generaciones guardan y transmiten a las nuevas, persiguiendo el sueño de toda una vida.

El anciano Carl intenta cumplir una promesa y cumplir un sueño, y se encuentra en compañía del Boy Scout Russell contra su voluntad. La pareja derrotará los planes malsanos de un antiguo ídolo de la multitud caído en desgracia, construyendo amistades nuevas e inverosímiles.

Frozen de Chris Buck y Jennifer Lee (2013)

La fiebre helada infecta a todo el mundo y tiene efectos a muy largo plazo. Ninguna reina ha tenido tanto afecto para los niños como Elsa: es una heroína inigualable, e incluso su hermana Anna es otra joven heroína a tener en cuenta.

Cuando el poder del hielo de Elsa pone en peligro la vida de Anna, sus padres las mantienen separadas. Tras su muerte, Elsa toma el trono, pero su magia se vuelve incontrolable. Para reparar el daño de la magia de hielo y recuperar a su hermana, Anna se embarca en un viaje a través de la nieve y el frío con Kristoff, Sven y el divertido Olaf.

Coco de Lee Unkrich y Adrian Molina (2017)

Por último una de las mejores películas infantiles para ver con niños y también, de las mejores producciones más enérgicas y musicales de Pixar: te atormentarán las canciones de Coco día y noche, pero los ritmos son tan atractivos que sin duda será agradable.

Miguel es un niño pequeño que tiene un sueño que se desvía de los planes de la familia. Le gustaría ser músico, pero su bisabuela Coco tiene un asunto pendiente con la música, que la ha separado de su padre: por eso toda la familia ha sacado diligentemente al diablo de casa. Motivado para ser reconocido como un mariachi , Miguel termina en el reino de los muertos durante las celebraciones del Día de los muertos . Cuando toda la familia haga las paces y se revelen los secretos, Miguel también podrá reingresar a los vivos y fortalecer el vínculo familiar con sus antepasados.

Extraordinaria humana, musical y narrativamente. Es todo un ejercicio de respeto hacia las generaciones mayores y los que ya no están.

Lo último en Bebés

Últimas noticias