El impétigo en niños

impétigo
El impétigo es una infección de la piel

La salud, sin lugar a dudas, es una de las cosas que más preocupa a los padres respecto a sus hijos. Por eso, les gusta conocer a fondo qué enfermedades pueden sufrir, cómo se pueden detectar e incluso cómo actuar. De ahí que ahora vayamos a contribuir a ampliar toda la información que tienen al respecto, explicándoles lo que se conoce como impétigo.

¿Quieres saber qué es y cómo hacerle frente? Te lo contamos a continuación.

¿Qué es el impétigo?

Lo primero que hay que tener claro es que el impétigo es una infección de la piel realmente muy común en pequeños de entre 2 a 6 años de edad. Se trata de una patología contagiosa que puede afectar tanto a la cara como a las manos e incluso a la zona del pañal.

Puede ser provocada por dos bacterias: staphylococcus aureus y el streptococcus pyogenes. De la misma manera, hay que saber que, por regla general, tienen más riesgos de sufrirla los niños que ya cuentan con problemas de tipo cutáneo. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a dermatitis, a algún tipo de eczema

Síntomas

Para poder saber si un niño tiene o no impétigo hay que saber antes que, en primer lugar, ese tendrá pequeñas llagas rojas. Estas, como hemos mencionado, son más frecuentes en la cara, las manos, el cuello y en la zona del pañal. Sin embargo, luego se transforman pues se llenan de pus y, con el paso de los días, cabe la posibilidad de que adquieran la apariencia de una costra de considerable grosor.

En concreto, podemos establecer que existen dos tipos de impétigo:

  • El más común es el que se presenta con costras, que adquieren color amarillento o marrón.
  • El que responde al nombre de ampolloso, donde las ampollas cuentan con un color de líquido transparente.

De la misma manera, hay que tener en consideración que los signos de la infección puede ir asociados a picor.

Es importante conocer que puede contagiarse de dos formas: por estar en contacto con lesiones del impétigo o bien por estarlo con una secreción nasal de una persona infectada.

impétigo
Las manos suelen tener llagas

Tratamiento del impétigo

Si se tiene la sospecha de que el pequeño sufre de impétigo, hay que llevarlo al pediatra para que este pueda examinarle y llegar a un claro diagnóstico. En este caso, si el doctor considera que sí, que tiene la citada infección, determinará el mejor tratamiento a seguir.

Si se da la circunstancia de que el problema solo afecta a una zona muy localizada del cuerpo del niño, lo habitual es que se le recete una pomada con antibiótico. No obstante, si está mucho más extendido o el ungüento no consigue los resultados esperados, procederá a indicarle la ingesta de antibiótico vía oral.

Según la gravedad del impétigo, el médico determinará el tiempo durante el que tiene que llevarse a cabo el tratamiento. No obstante, lo habitual es que, como mínimo, se alargue durante una semana.

Eso sí, es importante tener claro que, además, a los padres se les indicará una serie de pautas para evitar que la infección pueda extenderse o contagiarse a más personas:

  • Hay que evitar que el niño se rasque las llagas y costras porque si lo hace, con sus uñas, podría trasladárselas a otras zonas del cuerpo.
  • Es importante que las heridas a diario se las lave con jabón antiséptico y con gasas. Eso sin olvidar que, en algunos casos, hay pediatras que consideran que el pequeño deberá taparse con gasas las heridas que posee. Y es que así podrá tenerlas más protegidas.
  • No menos vital es que el pequeño no comparta toallas ni artículos similares para no contagiar la infección de la piel. Eso pasa porque, de la misma manera, no se compartan ni sábanas ni tampoco prendas de vestir.

impétigo
Evitar el contagio del impétigo

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, podemos señalar otros datos de interés acerca del impétigo como son estos:

  • La mejor manera de prevenir el impétigo es que se lleve a cabo una buena higiene. Por eso, es importante que los niños se laven a fondo las manos de forma frecuente y también el rostro.
  • Es importante que el pequeño mantenga las uñas cortas.
  • La nariz, la boca y los antebrazos son otras de las zonas del cuerpo que pueden verse afectadas por el impétigo.

Síguenos en Facebook y conocerás más datos de interés acerca de otras enfermedades que puedan sufrir tus hijos.

Lo último en Bebés

Últimas noticias