Parto

Higiene íntima en el posparto: 5 cosas importantes que debes saber

Después de dar a luz, el cuerpo femenino está expuesto a una serie de riesgos y necesidades que deben ser atendidas. Hablemos de higiene íntima y consejos para manejarla correctamente.

¿Es posible predecir los partos prematuros? La ciencia responde

Parto prematuro: cómo se puede enfrentar con serenidad

El parto por cesárea

Cómo prepararte para un parto por cesárea

higiene íntima parto
Descubre las claves para la higiene íntima tras el parto

Con el nacimiento del bebé acaba el largo periodo del embarazo , pero comienza una nueva etapa en la que no faltan novedades y cambios relacionados con el cuerpo de las nuevas madres. Entre estas, la higiene íntima posparto es fundamental para tratar y cuidar regularmente una parte del cuerpo siempre muy delicada y fundamental y que se ha visto especialmente estresada durante el parto, ya sea un parto vaginal o una cesárea . Os hablamos ahora de la higiene íntima posparto con 5 cosas importantes que debes saber al respecto.

Higiene íntima posparto

Aunque muchas veces no se considera una prioridad, dado que es normal verse abrumada por la situación, el cuidado de la higiene del recién nacido y sus urgentes necesidades, es fundamental que la mujer también cuide su higiene íntima en los días y semanas posteriores al parto .

La atención a la higiene íntima posparto comienza desde las primeras 24 horas posteriores al nacimiento del bebé (que generalmente transcurren en el hospital donde hayas elegido dar a luz) hasta las siguientes semanas en las que el cuerpo comienza a recuperar su normalidad.

Riesgos tras el parto

La atención a la higiene íntima debe ser mayor en el posparto por ser un período en el que el riesgo de infecciones puerperales es alto . Estas son condiciones que generalmente se desarrollan a partir del sistema genital pero que también afectan el útero, la vejiga y los riñones. Hablamos de infecciones que pueden tener diferente gravedad y afectar de forma más o menos grave a la salud de la mujer.

Estas infecciones son mayores en el caso de traumatismos relacionados con el parto , trabajo de parto prolongado, ruptura prolongada de membranas, hemorragia posparto y condiciones en las que exista una mayor multiplicación y propagación de bacterias y gérmenes provenientes del exterior en un ambiente más expuesto después de la liberación de la placenta o, también, de los normalmente presentes en la vagina para subir hacia la cavidad uterina.

También es frecuente que el parto vaginal haya provocado laceraciones con el uso contiguo de puntos de sutura lo que inevitablemente expone el entorno vaginal a un mayor riesgo de infecciones. La higiene íntima posparto, por tanto, está dirigida principalmente a reducir y prevenir el riesgo de infecciones , pero también a cuidar un conjunto de partes del cuerpo que se han modificado durante varios meses, y especialmente durante las horas de parto.

En el caso del parto vaginal, por ejemplo, se debe recuperar la tonicidad de los músculos vaginales , así como los fenómenos de sequedad vaginal provocados por la rápida disminución de los estrógenos, también encaminados a preparar el organismo para la lactancia .

Además, el período posterior al parto puede caracterizarse por dolores, pérdidas, contracciones ocasionales , incontinencia y hemorroides fenómenos que afectan la higiene íntima, la serenidad y la salud de la mujer

Higiene íntima después del parto en el hospital

El parto en el hospital supone generalmente una hospitalización de tres días, si no hay complicaciones, durante los cuales, por tanto, tendrás que cuidar tu propia higiene al no poder contar con los espacios y accesorios de tu baño.

También por este motivo es necesario preparar cuidadosamente la bolsa de parto previendo la presencia de toallas higiénicas , braguitas de recambio , toallas y productos específicos también para el cuidado de la propia higiene.

5 consejos para la higiene íntima posparto

El cuidado de la higiene íntima posparto no atañe sólo a la atención de la zona genital , sino que es un abordaje que debe involucrar a todo el organismo femenino. Es normal estar cansada, con dolores y sentir diferentes dolencias en los primeros días después del parto , pero igualmente es necesario afrontar este periodo con conciencia.

Una conciencia que no se refiere sólo a la ingesta de tal o cual producto, sino también a seguir una dieta sana y regeneradora y, dentro de los límites y tiempos necesarios, a retomar (o iniciar) la actividad física para favorecer la recuperación del tono muscular y bienestar psicofísico general.

Si hablamos más en concreto, podemos sugerir estos cinco útiles consejos para el cuidado de la higiene íntima posparto.

Lavado de la zona genital

La limpieza de los órganos genitales es, por supuesto, diaria e imprescindible siempre, pero se vuelve aún más en el período del puerperio . Es posible ducharse inmediatamente o, en caso de dificultad, optar por un lavado local, no más de dos veces al día, con un jabón con pH neutro y sin perfume, que no produzca espuma y que no sea agresivo. Paralelamente al lavado, se debe prestar especial atención al secado de la zona genital que debe ser siempre completo y realizarse de manera extremadamente delicada, utilizando también paños y telas suaves para facilitar las operaciones.

Cuidado con las heridas

El parto, vaginal o por cesárea, puede causar heridas que deben ser manejadas correctamente, especialmente durante el lavado. Es normal tener flujo vaginal y es muy importante mantener las heridas (incluida la de una cesárea) secas y lo más reparadas posible. Para ello existen apósitos especiales que permiten ducharse sin mojar estas heridas.

Baño caliente

El consejo es esperar unas semanas antes de bañarse para evitar que las heridas entren demasiado en contacto con el agua . Un baño caliente (o frío para quienes lo prefieran) durante unos minutos puede ser útil para relajar y aliviar las molestias en la zona de las caderas y los glúteos; alternativamente , se pueden aplicar compresas frías de caléndula en la zona del perineo con ungüentos específicos capaces de reducir la inflamación y las molestias asociadas.

Elección de toallas sanitarias

Se presta especial atención al uso y elección de toallas sanitarias (compresas) Especialmente en los primeros días después del parto puede ser necesario reponerlas con frecuencia y el consejo es tenerlos siempre disponibles (cuidando también la higiene íntima) y preferir las de algodón y no los de materiales sintéticos.

Hidratación íntima

La hidratación vaginal se puede favorecer en primer lugar bebiendo agua, practicando el masaje perineal y favoreciendo la recuperación espontánea. Alternativamente, especialmente para promover las relaciones sexuales , es posible utilizar lubricantes especiales.

Higiene íntima posparto: los productos necesarios

Para cuidar tu higiene íntima después del parto es fundamental contar con jabones y cremas específicos, delicados y perfectos para el lavado de estas partes del cuerpo , pero que además de ofrecer funciones reparadoras, hidratantes y calmantes, que tengan acción antifúngica y antibacteriales y que estén libres de colorantes, perfumes, conservantes y cualquier otro tipo de sustancia sintética.

Al mismo tiempo, como se anticipó, también es útil contar siempre con toallas higiénicas y toallitas para tener todo disponible para el cuidado de tu higiene íntima.

Lo último en Bebés

Últimas noticias