Salud

Flema en recién nacidos: causas y cómo eliminarla

flema recién nacidos
Descubre qué es y cómo tratar la flema en recién nacidos

Entre las principales dolencias estacionales que afectan con frecuencia a los niños , especialmente en el primer año de vida, se encuentran las infecciones virales cuyos síntomas son tos, resfriado, dolor de garganta e inflamación de las vías respiratorias (como laringitis, bronquitis y bronquiolitis). Estos pueden manifestarse con diferentes síntomas, incluida la flema que aunque es común, a menudo es motivo de preocupación para los padres, ya que provoca que los bebés tengan dificultad para respirar (especialmente durante el sueño cuando están acostados boca arriba) y da la sensación de que se ahogan. Conozcamos más sobre la flema en los recién nacidos y cómo eliminarla.

¿Qué es la flema?

La flema en los recién nacidos (también conocida como esputo ) es un síntoma de diversas patologías y condiciones que muchas veces se resuelven espontáneamente y es importante vigilar que no empeoren , mientras que en otros casos requieren un diagnóstico profundo y tratamiento especializado.

El término flema (que deriva del griego y significa «fluir hacia abajo») se refiere precisamente a la sustancia líquida e incolora que producen las glándulas nasales y las mucosas de las vías respiratorias . El catarro en sí mismo no es una enfermedad, sino que es la consecuencia, de la acumulación de mucosidad en una de las vías respiratorias o en las fosas nasales.

De hecho, la mucosidad recubre las mucosas de las vías respiratorias y tiene varias funciones: humedecer el aire que entra en el cuerpo cuando se inhala, favorecer el transporte de moléculas olfativas y capturar cualquier microorganismo extraño presente en las vías respiratorias.

Ante la presencia de una condición que provoque inflamación de las vías respiratorias, se produce un aumento en la producción de mucosidad precisamente para responder a esta condición patológica. En estos casos la mucosidad aumenta y se convierte en flema que tiene como finalidad captar los microorganismos responsables de la inflamación y expulsarlos del organismo a través de la tos.

El catarro en los recién nacidos, por tanto, es la evolución patológica de la mucosidad que producen las glándulas que se encuentran en las mucosas respiratorias, especialmente las anteriores y posteriores.

La formación de flema en los recién nacidos

Es el sistema inmunitario el que, para contrarrestar el proceso patológico provocado por una irritación o infección, hace que se hinche el revestimiento de las mucosas de la garganta y la nariz, dando lugar a la producción de mocos y, por tanto, de flemas.

Suele afectar la garganta, la parte posterior de la nariz y las cavidades de los huesos de la cara (los senos paranasales). La mucosidad producida en exceso por las mucosas broncopulmonares se estanca en estos órganos y tiende a acumularse también porque los lactantes y los niños pequeños no pueden sonarse la nariz por sí mismos.

La flema suele ser temporal y, como se mencionó, funcional para la curación , pero en algunos casos puede ser constante y volverse crónica (o persistir durante varios meses) y requiere una mayor investigación diagnóstica.

Causas, consecuencias y riesgos

Hay varias causas que pueden llevar al sistema inmunitario a reaccionar con una producción excesiva de mucosidad. Las principales condiciones responsables de la formación del catarro son la inflamación de las vías respiratorias, los resfriados, las infecciones (virales o bacterianas) de las vías respiratorias superiores, la rinitis (alérgica o no alérgica), los defectos estructurales de las fosas nasales , pero también la presencia de cuerpos extraños, alergias e inmunodeficiencias (congénitas o adquiridas).

La tos, una forma de defensa del organismo para la limpieza de las vías respiratorias superiores, se dificulta por el estancamiento de la flema y se produce una respiración ruidosa y sibilante. Generalmente, si la causa del catarro es una infección viral, el esputo tendrá un color blanquecino, mientras que será amarillento si la causa es bacteriana.

En presencia de flemas, el recién nacido tiene dificultad para respirar , especialmente cuando está acostado boca arriba, tiene la sensación de tener la garganta tapada, tiene la nariz tapada y tos persistente; además, también debido a la dificultad para expulsar la flema , puede experimentar dolores de cabeza, dolor facial, reducción del gusto y del olfato y, en algunos casos, incluso pérdida temporal de la audición.

¿Cómo ayudar al recién nacido con flema?

Por lo general, el catarro se resuelve en unos pocos días o semanas , dependiendo de la mejora de la causa subyacente. Para paliar los síntomas y mejorar el manejo del estado general del recién nacido se recomienda realizar lavados nasales periódicos varias veces al día , ofrecer agua fría (cuando el recién nacido haya empezado a beber) para ayudarlo a aclararse la garganta y prevenir la situación. Para ello, no expongas al niño al humo y lugares donde el aire sea seco, caliente o donde los sistemas de aire acondicionado están en funcionamiento. Tampoco pongas al bebé en lugares con mucha corriente para evitar que coja frío y se resfríe.

Debe evitarse absolutamente la autoadministración de medicamentos sin consultar al pediatra , también porque no son necesarios otro tipo de tratamientos e intervenciones para el manejo del catarro.

Lo último en Bebés

Últimas noticias