Salud

Mocos verdes en los niños: qué significan y cómo tratar

Todas las claves para saber qué significan los mocos verdes en el niño y qué tratamiento seguir para poder eliminarlos por completo.

Mocos verdes
Descubre todo sobre los mocos verdes en los niños y cómo es mejor tratarlos

Que los niños y bebés tengan mocos es algo de lo más común o normal, pero son muchos los padres que se preocupan cuando los mocos salen de color verde, creyendo entonces que el uso de antibiótico es necesario. Veamos qué quieren decir los mocos verdes en la infancia y cómo es mejor tratarlos.

Qué es el moco y por qué se produce

El moco es básicamente el mecanismo defensivo producido por el sistema respiratorio en ciertas circunstancias. Es un fluido más o menos denso, con una consistencia viscosa basada en agua compuesta de:glicoproteínas, anticuerpos, lípidos, sales y agua. A veces, también puede contener enzimas antisépticas que representan una protección primaria contra la gripe.

Su viscosidad viene dada por la presencia de proteínas complejas, glicoproteínas, parcialmente compuestas de carbohidratos. Su estructura permite la formación de fuertes enlaces moleculares útiles para incorporar cuerpos extraños y luego eliminarlos.

El moco es producido por una serie glándulas específicas, que se encuentran en las cavidades nasales, la traquea y como no, el tracto respiratorio. Su función, es la de mantener una constante humedad dentro de las cavidades nasales; así como lubricar las membranas epiteliales y atrapar las bacterias y el polvo para evitar que entren al cuerpo, por lo que al resfriarnos, suelen hacer acto de presencia en grandes cantidades.

Cuando nos sonamos la nariz para eliminar los mocos, la mayoría de los virus, alérgenos, partículas finas y bacterias que infectaron el cuerpo en ese preciso momento también se eliminan.

Por lo tanto, su tarea es desinfectar el cuerpo eliminando mecánicamente los cuerpos extraños en el cuerpo. Durante una afección patológica como un resfriado o la gripe, las vías respiratorias tienen una cantidad excesiva de moco y el cuerpo puede interpretarlo como un obstáculo. Entonces, el cuerpo implementa un mecanismo de defensa para eliminar la cantidad en exceso que dificulta el desempeño normal de sus funciones. Esto sucede a través de movimientos involuntarios de las pestañas o gracias a la tos. Durante esta fase, es posible notar que el moco adquiere diferentes colores y texturas.: estos son los indicadores que tenemos disponibles para resumir nuestro estado de salud. De hecho, antes de proceder con un análisis químico, el médico podrá observar el color, la consistencia y el olor del moco determinando cuál es la enfermedad en progreso. Sin embargo, solo más tarde, con evaluaciones más precisas, será posible definir con precisión la condición del paciente.

mocos verdes

Los mocos en los niños

En el caso de los niños, los mocos son una constante, si bien su organismo requiere una función mayor de los mecanismos de defensa ante virus y bacterias. Es entonces de lo más normal que desde bebés, los niños estén siempre con mucosidad en las vías nasales que suele ser completamente transparente e incluso a veces parece solo agua.

Cuando el bebé se resfría o si bien contrae una enfermedad como la gripe, es posible que la textura y color de esos mocos cambie y aunque puede ser amarillenta en la mayoría de los casos, puede que unos mocos verdes alerten a los padres de que algo grave le ocurre a su hijo.

Mocos verdes y cómo tratar

De este modo, el moco verde junto a una consistencia pegajosa (acompañada a veces incluso de olor), está determinada en la mayoría de los casos, por la presencia de una infección bacteriana o una inflamación duradera. Estos pueden generar pus (sustancias purulentas) que entran en contacto con la flema que da esta pigmentación. Específicamente, la culpa se atribuye a los glóbulos blancos. De hecho, contienen enzimas de color verde que, al combatir la infección, entran en contacto con la mucosa. Una vez muerto, liberan sustancias que determinan este cambio de color.

La presencia de moco verde puede asociarse con la presencia de enfermedades más o menos graves como:

  • infección pulmonar
  • goteo retronasal;
  • reacción alérgica .

Entonces, en el caso de que el niño presente este cuadro de mucosidad, y que la textura del moco sea realmente pegajosa, será necesario un tratamiento por parte del médico o pediatra, que decidirá si es necesario que el niño tome antibióticos para acabar con la infección, o tan solo se requiere la eliminación constante del moco (sonar al niño o eliminar la mucosidad usando vapor o lavados nasales con suero fisiológico) hasta que el cuerpo de forma natural, regule el organismo.

Lo último en Bebés

Últimas noticias