Alimentación infantil

¿Cuándo dar queso a los niños?

Cuándo dar queso a los niños
Descubre a partir de qué edad le podemos dar queso a los niños

Gracias a sus preciados nutrientes el queso es un alimento esencial para el crecimiento del niño. De hecho, contiene proteínas de alto valor biológico (completas), calcio, fósforo y vitaminas A, B2, B12, D. Sin embargo, tiene un alto contenido en grasas, lo que lo convierte en un alimento muy energético y calórico. Por ello muchos padres dudan de cuándo introducirlo en la alimentación de sus hijos. Por este motivo analizamos mejor este alimento esencial y damos respuesta a la pregunta de cuándo dar queso a los niños.

Cuándo dar queso a los niños

Los niños pueden tomar queso cuando ya se encuentran en la fase de destete pero en concreto es aconsejable que sea a partir de los 9 meses. La leche de vaca no se recomienda hasta el año, pero las proteínas del queso son inferiores a las de la leche y por ello se lo podemos dar unos cuantos meses antes. Eso sí, es importante que la cantidad sea ínfima. Puedes empezar dándole por ejemplo una cucharadita de queso parmesano rallado, el tipo más digerible gracias al proceso de maduración.

¿Cuáles son los beneficios del queso?

Lo que hace del queso un alimento único es la presencia de calcio , el mineral más abundante en el organismo, imprescindible para el pequeño porque (además de ser fundamental para la formación y crecimiento de huesos y dientes) interviene en otros importantes procesos fisiológicos como:

  • Coagulación sanguínea;
  • contracción muscular;
  •  transmisión de impulsos nerviosos de una célula a otra.

La necesidad de calcio para el cuerpo humano no siempre es la misma, pero es máxima en los niños para alcanzar el pico de masa ósea. Pero el calcio sólo no es suficiente. Y en el queso existe una combinación óptima con el fósforo, lo cual es importante porque favorece:

  • El bienestar de dientes, huesos y células;
  • la contracción de los músculos;
  • la funcionalidad de los riñones;
  • la transmisión de los impulsos nerviosos.

Al ser un producto lácteo, el queso, como todos los alimentos de origen animal, contiene proteínas nobles, es decir, completo con todos los aminoácidos esenciales (los componentes básicos) (9 en niños, 8 en adultos), precisamente porque el organismo no es capaz de producirlos por sí mismo, por lo que hay que introducirlos con la comida.

¿Qué vitaminas contiene el queso?

El queso contiene:

  • Vitamina A, importante para la vista, la piel, las mucosas y el crecimiento y desarrollo de todas las células;
  • vitamina B2, que participa en el metabolismo de proteínas y lípidos.
  • vitamina B12, esencial para la formación de glóbulos rojos;
  • vitamina D, esencial para la absorción de calcio y el crecimiento óseo.

¿Qué queso tiene menos calorías?

El queso es un alimento muy energético debido a la fuerte presencia de grasas (9 kcal por gramo, contra 4 kcal de azúcares y proteínas). Todos los quesos contienen grasas, pero como su concentración depende de la cantidad de agua presente en ellos, los más frescos contienen menos: los blandos (con más del 45% de agua) contienen menos grasa que los quesos más duros como el parmesano (que tienen menos del 45% de agua). Por su alto contenido en grasas, también se recomienda un consumo moderado para niños: unas 2-3 veces por semana.

¿Qué quesos contienen fermentos lácticos?

Los quesos frescos  (queso de cabra y ricotta, que en realidad se deriva del suero) tienen una carga de microorganismos beneficiosos comparables a los del yogur, útiles para el equilibrio de la flora bacteriana intestinal . Por ello es recomendable empezar a ofrecer queso fresco al niño antes de ese año de edad, cuando su barrera intestinal aún no está completamente desarrollada.

Lo último en Bebés

Últimas noticias