Cuidados del bebé

Cómo vestir al bebé en los días fríos

Las capas son la clave para vestir al bebé en los días fríos. Conoce además otras pautas para que tu bebé no pase frío en invierno.

vestir al bebé días fríos
Pautas para poder vestir al bebé durante los días en los que hace frío

Poco a poco vamos recuperando la rutina tras el periodo de las vacaciones de verano y aunque todavía vamos a poder disfrutar de unos días de calor, en breve volveremos a notar el frío y también como no, arrancará el otoño. Veamos a continuación cómo vestir al bebé en los días fríos para que podamos llevarlo a la guardería o de paseo, sin que coja frío.

Cómo vestir al bebé en los días fríos

vestir al bebé días fríos

Cuando un bebé tiene pocos meses, su sistema de regulación de la temperatura no está desarrollado del todo, de modo que resulta importante saber si tiene calor en verano, o si en invierno está pasando frío. Piensa de hecho, que los bebés pierden calor con más facilidad que los adultos, de modo que al llegar la estación fría, es importantísimo que sepamos cómo vestirlos y cubrirlos para no pasar frío y también para evitar el riesgo de que se acaben resfriando.

Especialmente en los primeros meses de vida, los bebés son más sensibles a los cambios de temperatura. Después de todo, mientras estaban en el útero de la madre, estaban rodeados por el líquido amniótico. Esto, además de ayudar con la protección mecánica del feto, también ayuda a mantener la temperatura adecuada para el niño dentro del útero. Después del nacimiento, los bebés se sorprenden por las variaciones térmicas, lo que requiere más cuidados por parte de los padres con el cambio de estación.

¿Cómo saber la cantidad ideal de ropa y complementos?

En invierno, y según el consejo de los pediatras, siempre es aconsejable que el bebé lleve puesta una capa adicional a la ropa que esté usando.

De este modo, cuando estemos en invierno, debes vestir a tu bebé acorde a la estación en la que nos encontramos y sumar esa capa adicional, que puede ser un abrigo cuando lo sacamos a la calle, o también envolverlo en una mantita cuando estamos con el bebé en casa.

Por otro lado, el cuerpo de tu bebé mostrará señales de que está cómodo con la ropa o si tiene frío o calor. Si el pequeño tiene frío, probablemente sus extremidades y el tronco estarán fríos. Por tanto, la cantidad ideal de ropa vendrá señalada por la sensación de frío de la madre y el comportamiento del niño.

Otro buen consejo sobre cómo vestir a tu bebé cuando hace frío es usar varias capas de ropa. De este modo, en el caso de notar que aumenta la temperatura, será mucho más fácil quitar algunas partes. Es importante que la primera de esas capas sea un buen body de algodón y de manga larga y que esté en contacto directo con la piel del niño.

Además de lo mencionado, puedes guiarte también por estas pautas a la hora de vestir a tu bebé durante los días fríos:

  • Apuesta por los gorros: Es muy importante proteger la cabeza del niño cuando hace frío, ya que esta corresponde a casi el 25% de la estructura corporal del bebé, de modo que se trata de una superficie grande y en consecuencia, la pérdida de calor también lo es. De este modo es aconsejable que incluso cuando estamos en casa, si notamos frío, puede ser bueno colocar un gorrito de algodón. Evita que sea de lana, ya que la lana le hará sudar mucho.
  • Elige bien las telas: Para toda la ropa de bebé, lo mejor es elegir telas 100% algodón. Al igual que los gorros, que están hechos con este material, el resto de prendas de invierno también deben tener la misma composición. Por tanto, la recomendación es evitar los tejidos de lana, ya que son más duros, incómodos y tienen menos elasticidad.
  • No te olvides de pies y manos: En invierno es fácil que los bebés tengan las extremidades más frías. No olvidemos entonces poner guantes a los niños, así como calcetines (o también bodies que sean de cuerpo entero y cubran también los pies). Cuidar esto es fundamental, ya que los más pequeños tienen más probabilidades de perder mucho calor en las extremidades, que tienden a enfriarse cuando baja la temperatura.
  • Que el pijama sea abrigado: Por las noches será bueno poner al bebé un pijama que sea grueso o abrigado, como los de franela o de tela polar. Piensa que muchos bebés que ya tienen más de seis meses, se mueven bastante en la cuna o la cama y pueden llegar a destaparse en mitad de la noche. Por otro lado, para el recién nacido y los bebés menores de seis meses, no es aconsejable taparles en exceso o envolvernos debajo de mantas y sábanas ya que aumenta el riesgo de asfixia.

Lo último en Bebés

Últimas noticias