Educación

Qué hacer cuando los niños lloran

Saber cómo actuar cuando los niños lloran es algo que cuesta a algunos padres y más cuando se trata un llanto emocional o no saben el porqué de ese llanto.

10 causas por las que el bebe llora

Cómo interpretar el llanto de tu bebé

El llanto del bebé. Un nuevo estudio llega a conclusiones de lo más singulares

El curioso motivo por el que el bebé llora cuando te sientas

hacer niños lloran
Pautas de acción cuando los niños lloran

A todos nos ha pasado en casa o fuera de ella. Estamos con nuestro hijo o hija y de repente se pone a llorar o se pasa todo el día de morros y quejándose por todo hasta que al final acaba llorando. Son situaciones muy comunes de las que debemos conocer bien las causas para encontrar una solución dado que si se dan en privado puede que tengamos más calma para resolver lo que pasa, pero cuando suceden a la vista de todos, es posible que nos pongamos nerviosos porque no queremos dar un espectáculo. Descubramos entonces a continuación, qué hacer cuando los niños lloran.

Qué hacer cuando los niños lloran

El llanto de los niños, en especial cuando son bebés o muy pequeños, es algo que enseguida pone en alerta a los padres, que no saben qué hacer exactamente. Muchas veces el llanto aparece sin más, de modo que sin saber a qué se debe pueden surgir dudas sobre cómo actuar o qué decirle al niño o niña que está llorando. Veamos a continuación, consejos útiles para saber qué hacer cuando los niños lloran.

El llanto es algo natural que nos permite liberar emociones. Algo que en la edad adulta podemos controlar, ya que sabemos como identificar y cómo manejar esas emociones, pero que de pequeño puede aparecer sin más o sin previo aviso.

Evidentemente, si el niño está enfermo o si tiene un accidente, sabremos identificar el porqué del llanto e intentaremos dar consuelo a nuestro hijo o hija, pero en caso de que sea algo emocional, podemos recurrir a estos consejos que ahora os enumeramos.

No te asustes

Lo primero fundamental es obviamente no entrar en pánico. No importa si necesitas dos minutos para pensar qué hacer, es mucho más importante entender la necesidad de tu hijo que hacer lo primero que te pase por la cabeza con la esperanza de silenciarlo.

Aceptemos el llanto

No evitemos el llanto del niño en caso de que sepamos que se debe a algo emocional (o de hecho a cualquier otro motivo). Es más, tenemos que ser empáticos, ponernos a su altura, mirarle a los ojos y preguntar qué le ha pasado o en caso de saber cuál es la causa, no dudemos en consolarlo.

Mima al niño o niña

Aunque el llanto se produzca porque está enfadado ante alguna situación vivida, incluso que lo hayas castigado por portarse mal, debes intentar darle algunos mimos a tu hijo o hija para que se calme. De nuevo, mirándole a los ojos, debes hacerle comprender que estás a su lado para ayudar a que se calme. Mimarlo lo hace sentir comprendido, bienvenido y apoyado y le da la certeza de que en el fondo no estás enfadado.

Tu calma le hará comprender que eres tú quien controla la situación, que no estás aterrorizado, decepcionado o asustado y que, por lo tanto, puedes resolver lo que le pasa.

Evita los enfados o castigos y amenazas

Si en lugar de darle mimos a nuestros hijos e intentar calmarlos nos ponemos nerviosos y no podemos mantener la calma, ¿por qué deberían hacerlo ellos? Cuando tienen una crisis, al mes o a los 8 años, lo mejor es intentar, tranquilizarlos, calmarlos. Ten paciencia, incluso cuando tengan un capricho por nada, la mejor manera es mantener siempre la calma y bajo ningún concepto mostrarte enojado o amenazar a tu hijo. Eso sólo provocará que el llanto vaya cada vez a más.

Entiéndelo

Aunque te parece que su llanto es «exagerado» o está «fuera de lugar», si tu hijo o hija comienza a llorar, significa que ha sido algo importante para él o para ella y debes tenerlo en cuenta.

Es mejor entonces decirle al niño o niña que tiene razón en llorar, que lo comprendes, que es libre de llorar y liberar todo lo que guarda en su corazón y que tú estás allí para ayudarlo, dándole a lo sucedido la misma importancia que él le está dando. De esta manera, tu hijo o hija sentirá tu apoyo, se calmará y al mismo tiempo se permitirá liberar la emoción siguiendo el proceso natural que ya ha comenzado  en su interior.

No le propongas lo que sea para que pare

Muchas veces los niños lloran por fatiga, cansancio o porque se encuentran mal ¿Cómo les vas a pedir que dejen de hacerlo y a cambio comprarles algo? Es importante hacer lo dicho, entiende a tu hijo y su necesidad de llorar.

No subestimes la fatiga

Cuando un niño llora, de 0 a 12 años como mínimo, muchas veces será por cansancio. Incluso las crisis que tienen los niños mayores a menudo se deben a la fatiga que se acumula y que no pueden manejar. No busques remedios. Mímalos y dales un poco de consuelo para que se recuperen y dejen de llorar.

Puedes preguntarle por qué

A menos que sea un bebé recién nacido y, por lo tanto, no pueda identificar independientemente el motivo de su malestar, pregúntale a tu hijo o hija el motivo de tu llanto.

Sin usar un tono acusatorio o inquisitivo, puede preguntarle cómo se siente y qué sucedió para saber cómo actuar para ayudarlo y acostumbrarlo a expresar el origen de sus problemas y también lo que sienten.

Puedes ayudarlo si no sabe expresarlo

Si tu hijo o hija aún no está acostumbrado a expresar sus emociones, puedes ayudarlo sugiriéndole su estado mental sobre la base de lo que estás observando, diciendo por ejemplo: «¿Cómo te sientes cariño? ¿Quizás estás decepcionado? etc …».

En resumen, a nadie le gusta estar rodeado de millones de personas con un niño o un bebé llorando desesperadamente. Todos te miran mal, todos tienen consejos no solicitados, todos pueden hacerlo mejor que tú. La verdad es que vosotros sois los únicos que sabéis qué hacer, aunque no lo parezca y sois quienes mejor les van a calmar. Tómate tu tiempo, no te inquietes, no te desesperes , y verás que pasará. Y si pasa, los demás lo aceptarán.

Lo último en Bebés

Últimas noticias