inseguridad ciudadana

Los vecinos de Santa Catalina en Palma se preparan para otro fin de semana de juerga en sus calles

Exigen al alcalde Hila el adelanto a las doce de la noche del horario de cierre de la oferta de ocio

Según el Ayuntamiento, la Policía Local está actuando pero más de la mitad de las sanciones corresponden a multas de tráfico

Vecinos de Santa Catalina denuncian otro fin de semana de fiestas, gritos y escándalo en las calles

Ver vídeo

Los vecinos de Santa Catalina en Palma se preparan para otro fin de semana de juerga en sus calles. Para botón de muestra de lo que allí sucede ante la pasividad del Ayuntamiento del alcalde socialista José Hila, la asociación Barrio Cívico ha difundido un vídeo en las redes donde se puede oír la algarabía que a las 4.30 horas de la madrugada había en las calles de la zona.

Por ello, en un tuit exigen al primer edil y a la concejala de Modelo de Ciudad, la independentista Neus Truyol, que «el horario de cierre de los locales en un barrio residencial tiene que ser como máximo a las 12 de la noche»,  porque «esto que sucede es incompatible con la vida» en esta zona de Palma que acoge decenas de locales de ocio nocturno, bares, discotecas y terrazas.

Una situación de descontrol en el cumplimiento de las ordenanzas, pese a que más de la mitad de las actas de sanción impuestas por la Policía Local no son por molestar al vecindario, sino por incumplimientos de tráfico, según informó esta semana la regidora socialista de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Palma, Joana Adrover.

Aunque el resto sí que tiene que ver con conductas incívicas e incumplimientos de la ordenanza de ruidos, la realidad es que las quejas vecinales no cesan, sobre todo los fines de semana, cuando la temporada turística está dando sus primeros pasos este mes de mayo, con notable afluencia ya de público a los negocios de ocio de la zona.

En este sentido, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Palma, Eva Pomar, ha denunciado que el gobierno municipal «no actúa en base a las ordenanzas» en Santa Catalina y de ahí el conflicto surgido debido al auge del incivismo y las quejas vecinales por la falta de descanso.

Para Pomar, «nuestra ciudad tiene unas ordenanzas y es el equipo de gobierno quien debe poner los medios para que se hagan cumplir», manifestó para puntualizar que «no es un problema entre restauración y vecinos, es un problema de que el gobierno no actúa en base a sus ordenanzas».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias