Entrevista

Jano García: «Se busca blanquear toda la negligencia que hemos vivido con las víctimas»

El economista y escritor, Jano García, acaba de publicar La gran manipulación: Cómo la desinformación convirtió a España en el paraíso del coronavirus. García hace un repaso de cómo a lo largo de la historia los poderes políticos han utilizado la información o la desinformación para mantenerse en el poder, ganarse adeptos y sobre todo fulminar la crítica.

PREGUNTA. En tu obra lo explicas el manual básico para la manipulación: Identificar al enemigo, señalar a los culpables y a ser posible simplificando el mensaje y por último identificar al héroe. ¿Por qué crees que durante esta pandemia y pese a los intentos del Ejecutivo por controlar el clima contrario, ha existido una sonada critica social?

RESPUESTA. Estamos asistiendo a un cambio de régimen cuyo único y final objetivo es derrocar la monarquía constitucional que llevamos disfrutando en las últimas décadas y para ello se recurre a manipulaciones. La crisis sanitaria es un claro ejemplo. A día de hoy seguimos sin saber  el número de víctimas reales, ni siquiera suman al computo global los datos que aportan las comunidades autónomas.

De lo que se trata es de crear una hegemonía cultural, como defendía el socialista Antonio Gramsci- uno de los grandes intelectuales socialistas del siglo XX- para que de esa forma todo el mundo, disfrazando de democracia un sistema que no lo es tal, acabe votando una ideología concreta. En este caso la ideología coincide con los partidos que están gobernando.

Todo el mundo sabe lo que ocurre en la inmensa mayoría de las televisiones, cuál es el mensaje que se envía cuales son los debates que se tocan y siempre van todos en una dirección: defender al Gobierno.

Jano García: «La gran pregunta en España es si hubiéramos tenido la información, que los medios compinchados con el Gobierno, no estaban dando ¿cuántas vidas se pudieran haber salvado?»

P. Tu libro tiene un capitulo dedicado al mes en el que se pudo evitar la tragedia. En el que haces una cronología de la evolución del Covid-19 fuera y dentro de España y cómo los medios cercanos al Gobierno iban creando el mensaje. ¿Crees que desde el Gobierno se priorizó la agenda política y sus medios de referencia se vieron abocados a defender lo indefendible?

R. No es casual que seamos el país del mundo, que se dice pronto, que cuenta con más víctimas por millón de habitantes. Sin embargo, se hacen comparaciones con números absolutos. Este es otro de los mecanismos con los que se intenta hacer manipulación. Es ridículo que España se compare con Estados Unidos, un país con 326 millones de habitantes. España cuadruplica a EEUU en muertes por millón de habitantes. Estos son datos que no se dan a la población para que de esa forma el relato no consista en que España es el país más golpeados, en términos sanitarios y también lo seremos, desgraciadamente, en términos económicos. De hecho, nadie está hablando de ello.

De lo que se trata es ocultar de nuevo la gravedad del virus para hacer esa manifestación que es el gran show de masas que hay en España que es el 8 de marzo. Evidentemente, esto no significa que por culpa del 8 de marzo todo el mundo en España se contagió del coronavirus y la gente murió. Se trata de que el Gobierno para permitir esa manifestación, a los españoles les alentó a hacer vida normal.

La gran pregunta en España es si hubiéramos tenido la información, que los medios compinchados con el Gobierno, no estaban dando ¿cuántas vidas se pudieran haber salvado? La cuestión de fondo es: ¿cuántas personas han muerto por la negligencia y por la manipulación mediática? Estamos viviendo una manipulación constante, que durante el estado de alarma se ha aprovechado para hacer todo tipo de fechorías y de esa forma perpetuarse en el poder. Entre otras cosas, ir en contra de la libertad de los medios de comunicación.

P. Hablemos del papel de los verificadores. No es un secreto que en nuestro país estos verificadores están controlados por la izquierda. Son los que deciden qué información tiene veracidad. Los medios que publican información que no obtenga el visto bueno son penalizados económicamente. ¿Son necesarios o somos lo suficientemente adultos como para tener la libertad de poder elegir la información que consumimos?

R. Otro de los mecanismos de manipulación es la utilización del lenguaje y llamar verificadores a lo que son censores. Que sean estos quienes deciden qué información es cierta o es falsa debería dar ya la idea de que hasta qué punto las redes sociales están siendo intervenidas en España. Ahora se ha sumado la agencia EFE que directamente es una organización gubernamental.

Lo último en Cultura

Últimas noticias