Las imágenes no vistas de la discoteca desalojada por la Policía en Madrid con 150 clientes en su interior

La Policía intervino tres veces en la discoteca desalojada en Madrid con 150 clientes en su interior

La versión de la dirección de la discoteca Bahía choca frontalmente con los atestados policiales, y desde el local se preguntan si la próxima vez que abran sus puertas tendrá que ser con un notario para dar fe de que cumplen la normativa. Sin embargo no hay mejor notario que los dos vídeos diferentes grabados esa noche que muestran la situación surrealista a la se enfrentaron los policías nacionales y municipales en Madrid al desalojar la discoteca con 150 clientes en su interior. OKDIARIO ha tenido acceso a los dos vídeos y a la reconstrucción de los hechos acaecidos. 

10:00 noche del miércoles, una patrulla de la policía municipal se persona en la sala y revisa que se cumple el aforo y los protocolos de seguridad. La  dirección de la discoteca insiste en que no vieron ningún problema, y es cierto. La clave está en la hora, la noche no ha hecho más que empezar. 

00:15 del jueves, otro patrulla de Policía Nacional acude al local alertado por las llamadas de los vecinos que se quejan del ruido y la masiva presencia de jóvenes en la sala y alrededores. Es el momento que refleja este primer vídeo del interior de la discoteca donde se aprecia, lo mismo que los policías reflejan en su atestado, que no se cumplen las mínimas medidas que dicta la fase 1 del estado de alarma. Los policías se encuentran el local con más de 150 personas, superando el aforo permitido  por las circunstancias, que como se puede ver en las imágenes están dentro de un bar ( prohibido en la fase 1 ) , consumiendo bebidas alcohólicas, sin mascarillas, ni respetando la distancia de seguridad, algunas sentadas en sofás a centímetros de distancia. Para colmo un pinchadiscos ameniza la velada, mientras más personas ocupan las mesas de un patio interior del local compartiendo “cachimbas” o pipas de agua. 

00:20 un segundo vídeo que pueden ver en OKDIARIO muestra además que decenas de jóvenes hacen cola para entrar algunas sin mascarillas y muchas sin respetar distancia. Según los datos policiales, son 85 personas, 70 de ellas tienen reserva y otras 15 ni siquiera pero hacen cola con la esperanza de entrar. Los policías que intervienen constatan que nadie controla que se cumplan las medidas del estado de alarma, y sospechan aunque sin entrar a comprobarlo a fondo que al menos una persona está trabajando sin contrato en el local. Los policías terminan denunciando al local por incumplir el estado de alarma y avisan a la policía municipal de que podrían producirse más infracciones a la normativa municipal de Madrid. 

00:30 del jueves llega otro patrulla de policía municipal y realiza una inspección levantando acta. Se refleja que el local no presenta en ese momento la documentación, ni licencia de actividad, ni permiso para tener terraza. Además tiene licencia de bar especial ( bar de copas ) pero no de discoteca como consideran los policías que está funcionando por las luces, pista de baile y pinchadiscos. Los policías reflejan que no se cumple el aforo, que además debería estar limitado al 50% por el estado de alarma, y que hay gente consumiendo en el interior del local cosa prohibida en la fase 1 en la que sólo se permiten terrazas. Además el patio interior de la discoteca se considera a todas luces parte del interior del local y no una terraza.  Los policías todavía se sorprenden más por la actitud de la jóven clientela, aparentemente ajena a cualquier precaución por el coronavirus. 

¿Y cuál es la versión del local? Su Encargado Chema Morais niega la mayor. Su versión arranca con “antes que la policía nacional vino la policía municipal y no encontró ninguna ilegalidad” pero no puntualiza la hora. Respecto a la siguientes visitas policiales, el local asegura que en el interior de la discoteca “sólo” había 105 personas y no 150 como reflejan los atestados policiales. También insiste en que se cumplían las medidas de higiene y de distanciamiento a pesar de las imágenes que se pueden observar en los vídeos. Y termina denunciando que el día anterior pidió la licencia de terraza por lo que estaría autorizado. En realidad habría que puntualizar que efectivamente pidió la licencia “el día antes”, en concreto doce horas antes del incidente. Asimismo, el Ayuntamiento permite abrir una terraza con solo pedir la autorización y hacer una declaración de que se va a respetar la normativa, para luego revisar si se cumple lo solicitado. El problema, nos dicen desde el Ayuntamiento, es que jamás se admitiría como terraza el patio interior de la discoteca porque siempre formaría parte del interior del local. 

Resumiendo, la discoteca se enfrenta a una fuerte multa de la Delegación del Gobierno por incumplir el estado de alarma y a una posible sanción administrativa por parte del Ayuntamiento. 

Lo último en Sociedad

Últimas noticias