Asesinato en Aranjuez

La familia de las asesinadas en Aranjuez anuncia su venganza: “Nos vamos a llevar a cinco de ellos”

La familia de las asesinadas en Aranjuez anuncia su venganza: “Nos vamos a llevar a cinco de ellos”
Un policía custodio el portal donde ocurrieron los asesinatos.

La familia de las dos jóvenes asesinadas en Aranjuez ya habla abiertamente de venganza. Advierten que en las próximas semanas se van "a llevar a cinco de ellos", en referencia a la familia del asesino, Juan Mendoza. La Policía mantiene blindado el barrio.

Nueva jornada de tensión en Aranjuez tras el asesinato de dos mujeres. El clan familiar de las fallecidas ha anunciado su intención de acometer una venganza próximamente contra la familia a la que pertenece el asesino, Juan Mendoza. “Nos vamos a llevar a cinco de ellos”, avisan.

Desde primera hora de la mañana, miembros de la familia Fernández Jiménez se agolpaban a las puertas de los juzgados de Aranjuez. Esperaban la llegada de Juan Mendoza, el autor material de los disparos que mataron a Lissete y Montse. Dos hermanas de su mujer, de la que se estaba separando.

Antes de que llegase el único detenido por el crimen, el marido de una de las fallecidas se saltó el cordón policial con su vehículo y se dirigió a toda velocidad hacia la puerta de los juzgados. Fue interceptado por la policía, reducido y detenido.

Coincidiendo con este momento, el tío del clan de los Fernández Jiménez anunciaba que ya se estaba gestando la venganza contra la familia a la que pertenece el asesino. "La justicia está muy bien, pero es lenta", advirtió antes de anunciar al programa ‘Espejo Público’ que preparaban acciones violentas contra el clan rival. "Nos vamos a llevar a cinco de ellos, les vamos a comer las tripas y la sangre”, aseguró.

La familia del detenido ya cuenta con la posible venganza. Tal y como admitía un miembro de este clan a OKDIARIO, los familiares han huido de Aranjuez ante los mensajes que les llegaban anunciándoles represalias. No tienen previsto volver "hasta que se calmen las cosas".

Un familiar próximo a los Mendoza aseguraba a este diario que el padre del detenido, que vivía en el domicilio desde el que se efectuaron los disparos, había huido del municipio horas antes de los asesinatos. "Sabían lo que iba a ocurrir y en cuanto vieron la escopeta salieron disparados", advierte.

Juan Mendoza, el asesino confeso, ya ha pasado a disposición judicial. Lo hizo este miércoles acompañado de la Guardia Civil y bajo grandes medidas de seguridad para evitar un linchamiento. La Policía mantiene en el barrio un fuerte dispositivo de seguridad, que también cubre los juzgados y el tanatorio. Este jueves está previsto que se entierre a la segunda víctima, Montserrat, donde se esperan también momentos de tensión.

Temas

Lo último en Sociedad