Piel

¿De qué manera afecta el cambio climático a nuestra piel?

¿De qué manera afecta el cambio climático a nuestra piel?
¿De qué manera afecta el cambio climático a nuestra piel?

Las olas de calor en verano, las lluvias, los cambios de tiempo inesperados y el frío estropean la dermis. Está claro que el cambio climático no es bueno para nada y mucho menos para nuestro organismo. Veamos de qué manera afecta el cambio climático a nuestra piel.

Como estamos viendo, el entorno ambiental se deteriora o se altera a consecuencia del aumento de la temperatura y/o variabilidad de la humedad, por el efecto conocido como efecto invernadero o calentamiento global.

Cómo afecta el cambio climático a nuestra piel

Pedro Soriano, enfermero, docente y más conocido en redes sociales como Enfermero en Red, comenta que, desde el punto dermatológico, el cambio climático supondrá un mayor riesgo de cáncer de piel, entorno a un 5-10% estimado para el 2050.

Y no solo ello, hay más consecuencias: aumentará el envejecimiento cutáneo y otras afectaciones como alergias, dermatitis, urticaria, alergias…

Los expertos nombran que el sol tiene efectos posee vitamina D y es beneficiosa, pero sin embargo, cuando abusamos de ello, entonces es contraproducente para nuestra piel.

«El exceso de exposición solar y por tanto de radiación ultravioleta, puede ser maligna e incluso letal, pudiendo provocar insolación, quemaduras, fotosensibilidad, fotoenvejecimiento e incluso cáncer cutáneo, como el melanoma», explica Soriano.

Cáncer de piel, la amenaza

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), cada año se diagnostican en el mundo en torno a un 1.000.000 de casos de cáncer de piel no melanoma que generan unas 65.000 muertes al año. Y como vemos, una de las consecuencias directas del cambio climático es el aumento de esta enfermedad.

Para prevenirlo se pueden hacer muchas cosas, como no estar expuesto al sol de forma directa ni demasiado tiempo. Y especialmente, evitar la exposición directa durante las 10:00 y las 16:00 horas. Saber que, a mayor altura sobre el nivel del mar, mayor será la radiación a la que estamos expuestos.

También se recomienda no utilizar colonias ni desodorantes antes de la exposición solar, ya que pueden ser fototóxicos. Ello junto a cambios en el estilo de vida, disminuyendo la exposición a la radiación.

Otra cosa es beber abundante agua, antes, durante y después de la exposición solar.  Fomentar el uso de ropa de material fotoprotector. Utilizar de manera regular cremas solares de amplio espectro para las radiaciones UVA y UVB con un factor de protección 50 SPF  y reaplicar de manera regular la crema solar cada dos horas, especialmente tras el baño para asegurar la protección.

 

Lo último en OkSalud

Últimas noticias