Se han diagnosticado casos en Reino Unido, España y Portugal

Los casos de viruela del mono en España se caracterizan por su levedad

Las autoridades españolas sopesan la adquisición de vacunas, y la compañía fabricante de Imvanex ha anunciado que hay un acuerdo con un país europeo para la venta de vacunas como respuesta al brote

Identificado uno de los focos del brote de la viruela del mono: una sauna gay de Madrid

Alerta en España por la viruela del mono: Sanidad detecta 23 casos sospechosos en Madrid

viruela del mono España
En la actualidad no hay un tratamiento específico para esta enfermedad.

Según recuerdan los expertos de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), la viruela del simio (MPX, del inglés monkeypox) es una enfermedad causada por un virus de origen animal (zoonosis). La enfermedad es endémica en África Central y Occidental, donde el virus circula en animales no determinados, aunque se sospecha que probablemente sean roedores, y provoca brotes en primates y en humanos.

Aunque la transmisión de persona a persona es rara, se han documentado episodios de este tipo. El contagio se produce principalmente a través de gotitas respiratorias grandes durante el contacto cara a cara directo y prolongado. Además, el virus puede transmitirse por contacto directo con fluidos corporales de una persona infectada o con objetos contaminados, como ropa.

Francisco Javier Membrillo de Novales, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), explica que la situación actual en España es de tranquilidad, con un número reducido de casos en investigación, todos leves y aislados en domicilios. También hay casos confirmados en Reino Unido y Portugal.

Hasta ahora se ha producido un brote en Occidente una sola vez. Tuvo lugar en EE.UU. en 2003 a partir de mascotas (perritos de la pradera) que se habrían contagiado tras estar en contacto con otros roedores africanos en un almacén. De los 47 casos diagnosticados entonces, ninguno se debió por contagio entre personas. Más recientemente, en 2018 y 2019, en el contexto de un gran brote de MPX en Nigeria, dos viajeros del Reino Unido, uno de Israel y uno de Singapur, todos con antecedentes de viaje en Nigeria, fueron diagnosticados con MPX. Un trabajador de la salud del Reino Unido que atendía a uno de los casos se infectó de forma secundaria.

La particularidad del brote actual es que la práctica totalidad de los casos detectados afectan a hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. Sin tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, el contacto directo con las lesiones (vesículas) abiertas en la piel puede hacer que las personas se contagien.

Si se confirma que la cepa del virus presente en España es la misma que la identificada en Reino Unido, en la práctica totalidad de los casos se trata de una enfermedad leve. La mortalidad previamente descrita en África para esta cepa específica es del 1%, añade el experto de la SEIMC.

El periodo de incubación de este tipo de viruela oscila entre los 5 y los 21 días (7-14 días en la mayoría de los casos). Por eso se recomienda monitorizar a las personas expuestas durante un periodo de 21 días.

Las personas afectadas pueden experimentar fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o muscular y fatiga, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos (cosa que no sucede en la viruela humana) y lesiones en la piel en forma de vesículas, pústulas y costras, que pueden ser desde unas pocas hasta miles, según la información facilitada por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). El curso de la enfermedad puede ser de 2 a 4 semanas.

En línea con las indicaciones del portavoz de la SEIMC, los expertos de SEMES afirman que generalmente transcurridas varias semanas se produce una recuperación completa. No obstante, las personas inmunodeprimidas pueden sufrir complicaciones como dificultad respiratoria, infecciones bacterianas secundarias y encefalitis.

Los pacientes deben aislarse mediante el uso de mascarilla quirúrgica y permanecer en una habitación individual, cubriendo cualquier lesión en la superficie del cuerpo. El paciente es contagioso hasta que todas las costras han caído.

Tratamiento

En la actualidad no hay un tratamiento específico para esta enfermedad, sino que se utilizan terapias para aliviar los síntomas. La vacunación frente a la viruela humana ofrece protección frente a la viruela de los monos.

Membrillo de Novales indica que hay ensayos de fármacos desarrollados para viruela que, en modelos animales de viruela de simio, han demostrado ser útiles. Se reservaría su empleo a casos graves y en entorno hospitalario.

La agencia estadounidense del medicamento (FDA) ha aprobado una vacuna comercializada como Jynneos (en Europa Imvanex) para prevenir la viruela humana y de simio.

En Reino Unido se ofrecerá la vacuna de la viruela humana a las personas expuestas, trabajadores sanitarios entre otros.

La decisión sobre la conveniencia de emplear la vacuna debe tomarse considerando el balance entre riesgo de la enfermedad y seguridad de la inmunización, recuerda el experto de la SEIMC. Es algo que corresponde a las autoridades sanitarias, añade.

Para emplear la vacuna de la viruela, los escenarios hipotéticos que describe el experto son transmisión comunitaria por medios diferentes a los conocidos, riesgo elevado para profesionales sanitarios o para contactos estrechos por tratarse de una cepa con una gravedad clínica y mortalidad que superase los riesgos de la vacunación, «algo que por el momento no ocurre», matiza.

Entretanto, las autoridades españolas sopesan la adquisición de vacunas, y la compañía fabricante de Imvanex ha publicado un comunicado anunciando que hay un acuerdo con «un país europeo» para la venta de vacunas como respuesta al brote.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias