Así son las técnicas quirúrgicas más avanzadas y vanguardistas para acabar con la obesidad

Así son las técnicas quirúrgicas más avanzadas y vanguardistas para acabar con la obesidad
El doctor César Ramírez y el doctor Javier Moreno. @Quirón

La cirugía de la obesidad ha experimentado una gran evolución en los últimos años, un hecho que ha cambiado la vida y la salud de muchísimas personas. Eso sí, es muy importante contar con los mejores profesionales médicos, los tratamientos más vanguardistas y las instalaciones más adecuadas para llevar a cabo la cirugía con las máximas garantías y resultados.

Este es el caso del Hospital Quirónsalud Málaga, cuya Unidad de Cirugía Bariátrica es la que más experiencia tiene en el tratamiento quirúrgico de la obesidad en la medicina privada de la región andaluza y así lo avalan las cifras: en los últimos 5 años se ha convertido en el hospital malagueño en el que más casos de cirugía bariátrica se intervienen con excelentes resultados clínicos, superando los 75 casos por año en el último lustro con excelentes resultados clínicos.

En la actualidad prácticamente el 95% de las operaciones de obesidad que se realizan son restrictivas puras (como la gastrectomía vertical, en la que el objetivo principal es disminuir el volumen de la ingesta calórica y generar una saciedad precoz) o mixtas (como el by-pass gástrico, en el que a la restricción gástrica se asocia un componente de malabsorción haciendo que los alimentos “peguen un salto” en el circuito digestivo y por tanto tengan menos capacidad de absorberse) y se realizan por parte de un equipo específico acreditado y de alta capacitación como el equipo de Cirugía de la Obesidad de Quirónsalud Málaga, encabezado por el doctor Javier Moreno y el doctor César Ramírez es un referente.

Juan Carlos: «Me ha cambiado la vida»

Juan Carlos, paciente intervenido hace cinco años que perdió 50 kilos, explica que la cirugía «me ha cambiado la vida a mejor» y que eligió en el centro hospitalario de Quirónsalud Málaga «porque contaba con los profesionales con más experiencia, la tecnología más avanzada y conocía sus buenos resultados».

Por su parte, Carmen, una de las últimas pacientes operadas, intervenida en esta nueva normalidad del contexto Covid-19, también ha explicado su experiencia tras la operación contra la obesidad. «Debía operarme de mi obesidad y no podía demorarlo más por mi salud, busqué al mejor equipo, pero también el hospital más seguro después de todo lo ocurrido en los peores momentos de la epidemia por coronavirus. Quirónsalud reunía la experiencia y la seguridad que necesitaba y mi operación ha sido un éxito». Un logro aún mayor, detallan desde el centro hospitalario, si se tiene en cuenta que ambos pacientes sufrían comorbilidades debidas a la obesidad, como hipertensión, dislipemia e hiperglucemia.

El doctor Ramírez detalla, además, que «actualmente se individualiza la indicación y se le da la importancia que merece a la obesidad, pues es una enfermedad importante y factor de riesgo de otras muchas patologías. No se trata de una mera cuestión estética y seguimos siempre la evidencia científica y las normas dictadas por las sociedades científicas pertinentes». Recuerda también que la obesidad es una enfermedad que, a su vez, contribuye a la aparición de otras patologías, como hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, síndrome de apnea del sueño, cardiopatías, etc. Además, disminuye la calidad de vida y la esperanza de vida y aumenta el riesgo de mortalidad, especialmente al coincidir con otras enfermedades, como puede haber sido el caso de pacientes con Covid-19.

La relación de la obesidad con el Covid-19

Algunos estudios internacionales han constatado que el 65% de los pacientes ingresados en UCI por Covid-19 son obesos con un índice de masa corporal superior a 30. De estos pacientes, ocho de cada diez precisa de respiración asistida y presentan un porcentaje de mortalidad del 65%, frente al 36% que no sufre obesidad. Por tanto, la obesidad puede duplicar la probabilidad de fallecer por coronavirus.

Según el doctor Moreno, «la obesidad es uno de los principales factores de riesgo en relación con la infección por Covid-19, junto a la edad y la hipertensión, y aún peor en el caso de personas con obesidad que además tienen diabetes». «A pesar de todos estos riesgos», añade, «las cifras de prevalencia de personas obesas siguen siendo alarmantes: cerca de un 21% de los andaluces padece problemas de obesidad y más del 36% sobrepeso».

Además, la OMS augura para 2030 un importante incremento de estos problemas a nivel mundial, con aproximadamente un 30% de obesidad (hombres, 36%; y mujeres, 21%) y un 70% de sobrepeso (hombres, 80%; y mujeres, 58%).

Por ello, el Hospital Quirónsalud Málaga – que cuenta con la certificación «Protocolo Seguro frente al Covid-19», emitido por la auditora externa Applus+, que acredita que cumple con todos los protocolos de seguridad para el paciente y los profesionales, con circuitos controlados y alineados con los estándares más exigentes de protección frente al coronavirus– cuenta con la Unidad Integral de la Obesidad que nació con el objetivo de controlar y ayudar a eliminar el exceso de peso y mejorar así la esperanza y la calidad de vida de todos los interesados, buscando encontrar un estado óptimo, integral y equilibrado de la salud.

«Pretendemos mejorar la salud de nuestros pacientes, reduciendo el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades altamente prevalentes asociadas al sobrepeso y la obesidad (como artrosis, apnea del sueño, ansiedad, depresión, etc.)», asegura el doctor Ramírez.

Tratamientos de referencia y personalizados

Sin embargo, detallan los especialistas, también es muy importante saber cómo hacerlo para obtener los mejores resultados. En esta línea, el doctor Moreno subraya que «la cirugía se convierte en el tratamiento preferente de la obesidad cuando se han agotado las primeras opciones que da el médico del paciente, y es que se ha demostrado que, en el 98% de las ocasiones, los tratamientos dietéticos son insuficientes, pues se produce una recuperación del peso perdido en la mayoría de los pacientes pasado un tiempo. Y no por falta de voluntad, sino por un tratamiento incorrecto».

Ante sobrepeso u obesidad, detallan, se debe acudir a un médico especialista. En el caso de la Unidad de Cirugía de la Obesidad o Bariátrica de Quirónsalud Málaga, el médico que realiza la primera consulta al paciente valora si se han agotado todos los recursos médicos y si las dietas y el ejercicio ya no son efectivos, caso en que el paciente se deriva al cirujano para que valore su caso.

Ante cada caso, se realiza una detallada valoración clínica, analítica y personal, proponiendo el tratamiento ideal personalizado. «El tratamiento de cada paciente dependerá de varios factores, aunque el más directo tiene que ver con su IMC (índice de masa corporal), que relaciona peso y talla. Se calcula dividiendo peso en kg por el cuadrado de la talla en metros. Con un resultado de 30-35, ya hablamos de un primer grado de obesidad», explica el doctor Moreno.

Técnicas de vanguardia de la Unidad Integral de la Obesidad

La unidad, al tener un equipo multidisciplinar, cuenta con una gran variedad de técnicas y tratamientos para poder personalizar el diagnóstico de cada paciente, y es que, según el doctor Moreno, «la cirugía de la obesidad es el único procedimiento demostrado para reducir el exceso de peso de forma satisfactoria y a largo plazo, mejorando las enfermedades asociadas y la calidad de vida de los pacientes».

El servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo realiza la cirugía de la obesidad laparoscópica, uno de los mayores avances de la cirugía del siglo XXI, para aquellas personas con un índice de masa corporal (IMC) de >40 Kg/m2 o bien cuando este es >35 Kg/m2 pero con enfermedades asociadas. Las técnicas más utilizadas en este caso son la gastrectomía vertical y el by-pass gástrico y, al realizarse por vía laparoscópica, aumentan la seguridad del paciente y disminuyen los dolores, las complicaciones y las molestias postoperatorias, a la vez que se produce una rápida recuperación de la función intestinal.

La gastrectomía vertical es una técnica restrictiva poco agresiva que no altera la fisiología del tubo digestivo ni la absorción de medicamentos. Consiste, señala el doctor Moreno, «en reducir la capacidad del estómago para contener alimentos, así el paciente tiene sensación de plenitud tras una ingesta pequeña de alimentos y, al reducirse la producción de grelina (hormona que controla el apetito y la sensación de saciedad), también notará una reducción del apetito».

Por otro lado, el Bypass Gástrico consiste en reducir la capacidad gástrica creando un pequeño reservorio desde donde la comida se deriva directamente al intestino delgado. Así, «el paciente siente saciedad con menos comida y, al no pasar la comida por el duodeno, se produce una mala absorción del alimento», explican los expertos de Quirónsalud Málaga. Esta técnica, el Bypass Gástrico, está recomendada a pacientes con un IMC inferior a 50 que tienen problemas de reflujo gastroesofágico, y sobre todo cuando existe diabetes asociada a la obesidad.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias