Psicología

Así podemos gestionar los sentimientos de culpa

Así podemos gestionar los sentimientos de culpa
Así podemos gestionar los sentimientos de culpa

Como no somos perfectos, muchas veces nos equivocamos. Actualmente surgen estos sentimientos porque no llegamos a todo, entonces se hace más especial ahora saber gestionar los sentimientos de culpa. Esto sirve para todo, cuando una se siente mala madre, cuando nos enfadamos con amigos o bien si nos pasa en el trabajo.

«Muchos hemos crecido con esa creencia de perfección y por mucho que hemos intentado seguir todos los consejos y por muchos malabares que hemos hecho, al final nos hemos acabado frustrando y culpabilizando por esa constante y agotadora falta de perfección. Como si de verdad creyésemos que debe haber algo roto en nosotras para no alcanzar lo inalcanzable», afirma Ixi Ávila, coach de Inteligencia Emocional.

Cómo gestionar los sentimientos de culpa

No culpabilizarnos

Aunque no es materia fácil, el primer paso, según Ávila, es dejar de culpabilizarnos y aceptar que somos humanos y que nos equivocamos, no llegamos a todo y no por esto debemos sentirnos mal.

Permiso para cubrir tus necesidades básicas

Si lo anterior no es posible, entonces primero hay que pensar en uno mismo y en cubrir esas necesidades básicas que te mereces y que debes atender.

Cuestiona la culpabilidad

La emoción de la culpa aparece cuando percibimos que hemos hecho algo mal. La pregunta es: ¿Algo mal en base a qué expectativas? Si, por ejemplo, te sientes mal por no hacer suficiente por tus hijos o no hacer suficiente en el trabajo, haz una lista de todas las cosas que haces a lo largo de un día para estas áreas de tu vida. Todo ello es una buena forma para seguir adelante y así sentirnos mejor.

Marcar límites es sano

Decir ‘No’, decir ‘Hasta aquí’, ‘No me apetece’, ‘Necesito ayuda’ o ‘No llego’ no te hace menos suficiente, ni peor persona, profesional… así que, y según la experta, no es ninguna razón para sentirte culpable. Al marcar límites te respetas y seguro que los demás lo entienden, si no es así, tienen un problema.

Las causas de esta culpa

En el centro Manuel Escudero dan a conocer cuáles serían los orígenes de la culpa y todo apunta a que la educación que recibimos. A medida que crecemos, cuando se nos enseña la diferencia entre el bien y el mal y se espera, e incluso se nos exige, que actuemos de forma correcta. Si esto se hace mal por parte de nuestros educadores, estas exigencias pueden llegar a convertirse en una obligación internalizada. Así que es algo a tener en cuenta que debe trabajarse para no caer.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias