¿Qué es la sarna o escabiosis? Causas, síntomas y tratamiento

Sarna
Se caracteriza por la presencia de una multitud de vesículas.
Comentar

El tratamiento consiste en eliminar el ácaro de la piel y en aliviar el picor del paciente

La sarna o escabiosis es una enfermedad contagiosa causada por el ácaro parásito Sarcoptes scabiei, cuyas hembras escavan pequeños túneles por debajo de la epidermis, invadiendo la capa más superficial de la piel. A pesar de que el síntoma más característico es una intensa picazón, su gravedad reside en la facilidad de propagación.

Los ácaros de la sarna se transmiten por el contacto directo piel con piel, especialmente durante las relaciones sexuales. Sin embargo, existen otras vías como la presencia prolongada en lugares muy concurridos donde la relación entre individuos es constante. Hablamos de guarderías, campamentos, residencias de ancianos o prisiones. Además, los parásitos también suelen propagarse a través de la ropa, las toallas o las sábanas.

¿Cuáles son los síntomas de la sarna?

Sarna
La aparición de erupciones cutáneas es también un síntoma habitual de la enfermedad.

Como ya hemos visto con anterioridad, los síntomas habituales de la enfermedad son una picazón intensa, la aparición de erupciones cutáneas o pequeñas líneas curvas en la piel. Aunque en casos de extrema gravedad puede desencadenar vesículos, nódulos rojizos o liquenificación de la piel. Normalmente pasan desapercibidos los primeros días de la infección, incluso pueden aparecer y desaparecer sin que la sarna haya sido erradicada.

Los lugares más comunes donde notar la presencia del ácaro son las áreas púbicas, los senos, alrededor de la cintura, el ombligo, la membrana de los dedos o los pliegues de la muñeca, la rodilla o el codo. Los síntomas suelen aparecer entre las 4 o 5 semanas después del contagio.

Tratamiento contra la sarna

Sarna
La única solución para poner fin a la sarna es matar a todos los parásitos.

Normalmente, la sarna se cura con la aplicación de cremas especializadas que matan los ácaros y sus huevos. El tratamiento debe incluir el cuerpo del paciente en su totalidad. Desde el cuello hasta los dedos de los pies. Además, es muy importante lavar toda la ropa de cama y las toallas con agua caliente, para después secarlas a temperatura alta durante unos 20 minutos. Las parejas sexuales o las personas con las que se ha tenido un contacto directo deben estar al tanto de la enfermedad y recibir el mismo tratamiento.

Últimas noticias