Trabajo basura en la Presidencia del Gobierno

Trabajo basura en la Presidencia del Gobierno

La explotación de personas con pocos recursos y la defraudación o retención injusta de su salario son algunos de los actos más innobles que un ser humano puede cometer sobre otro. Cuando esta conducta se realiza con jóvenes que padecen una discapacidad mental, la ignominia alcanza un límite difícilmente superable; un límite que, contra todo pronóstico, se puede cruzar al saber que a los hechos descritos ha de añadírsele un tercer factor: la explotación acontece en el marco físico y laboral de la Presidencia del Gobierno.

Gracias a un programa suscrito con la Universidad Complutense de Madrid, el gabinete del presidente Sánchez emplea a muchachos con invalidez psíquica. No cobran nada y no están dados de alta en la Seguridad Social. El reglamento de la propia universidad reconoce pueden llegar a cobrar por ello. Sin embargo, el Gobierno socialista, el mismo que ha subido el Salario Mínimo Interprofesional, ha preferido decantarse por la opción que más beneficia a su bolsillo. La situación roza lo dantesco al saber que uno de los trabajos encomendados a estos jóvenes es el desarrollo de la Agenda 2030; la misma Agenda que promueve un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, y entre cuyas metas se encuentra “lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor”. Un nivel de hipocresía difícilmente superable.

La Presidencia del Gobierno, por la alta representatividad que representa, por ser un foco de atención del que muchos españoles toman ejemplo, ha de ser un ámbito donde brille la ejemplaridad en todos los órdenes. Conductas como las descritas mancillan tanto a la institución en sí como a los valores de izquierdas que el Ejecutivo del PSOE afirma defender.

 

Lo último en Opinión