Rosa Díez y España suma: luces y sombras

Rosa Díez y España suma: luces y sombras
  • Diego Vigil de Quiñones Otero

La semana pasada tuvo lugar en el Congreso un acto por “lo común” en el que Rosa Díez y Álvaro Pombo comparecieron en el Congreso de los diputados junto a Pablo Casado, Cayetana y el líder del PP catalán. Pese a los días trascurridos, tal vez dicho acto sea el más trascendental de los que han tenido lugar este otoño para el futuro de la derecha. La re-aparición de Rosa Díez resulta a priori es buena idea pues se trata de una persona con gran autoridad en la lucha contra el secesionismo y por la regeneración de nuestra democracia. No hay que olvidar tampoco que UPyD, estuvo junto “a las tres derechas” en la foto de Colón y que en una hipotética España suma sería interesante contar con lo que queda de los magenta.

Pero más allá de estas consideraciones, haber centrado en Rosa Díez la simbolización del afán de sumar algo presenta también en mi opinión algunas sombras, que creo se pueden resumir en tres (una para cada partido llamado a coaligarse):

Primero, respecto al PP, Rosa Díez representa el centralismo y eso causa un gran problema con toda la corriente foralista y regionalista que caracteriza al PP en Galicia, el País Vasco, Navarra, Aragón, el Reino de Valencia o las Baleares. Por mucho que le guste a Cayetana el discurso de “libre e iguales”, éste puede ser muy perjudicial a la boyante posición del PP en Galicia, Aragón, Baleares y Valencia, y pondría en riesgo la pírrica posición del PP vasco y navarro. A mes a mes, la presencia en el acto del líder del PP catalán supone apostar por una línea de dudosos frutos: vista la fuerza del PP en el resto “dels països” más bien cabría pensar que, si alguna posibilidad de futuro tiene el PP en Cataluña, será cultivando la sana foralidad y no con el centralismo jacobino.

Segundo, respecto a Ciudadanos, no podemos olvidar que Rosa Díez fue la principal causante de que no hubiese un acuerdo UPyD- Ciudadanos. Usar a Rosa Díez como pretexto para sumar Cs al PP resulta como mínimo paradójico. Aunque bien mirado, tal vez ella mejor que nadie para entonar el mea culpa y mostrarle a Cs el camino que ella un día no quiso recorrer.

Tercero, respecto a Vox, Rosa Díez tampoco parece la persona más adecuada para recuperar los dos millones y pico de votantes de Vox. Hay que recordar que una de las cuestiones en las que Vox ofrece algo más que el PP, además de la lucha por la unidad nacional, es la defensa de la familia y la vida. Y Rosa Díez siempre fue partidaria del aborto. ¿Acaso pretende Pablo Casado echar para siempre del PP a los votantes provida con los que él mismo simpatiza?

Más allá de estas tres sombras (que tal vez hayan de estar para enriquecer el cuadro) la recuperación de Rosa Díez puede ser positiva si se aclarase qué parte del antiguo programa de UPyD estaría dispuesto a asumir el PP o España suma en materia de regeneración. En concreto las propuestas sobre sistema de elección de los jueces, la reforma de ley electoral o lucha contra la corrupción, si fuesen acogidas como elemento de cohesión de esa suma, devolverían al PP y/o sus socios gran parte del crédito perdido entre sus votantes.

Lo último en Opinión

Últimas noticias