La robacongresos campa a sus anchas

La robacongresos campa a sus anchas

Ya es jueves 15 de marzo de 2018 y María José Sáenz de Buruaga sigue sin dimitir a pesar de haber amañado un congreso interno y de utilizar a personas como Miguelín —con el 95% de discapacidad mental— para comprar voluntades políticas ingresando 9.000 euros en su cuenta que después utilizaba con total impunidad. Para colmo, el comité de Derechos y Garantías del Partido Popular en Cantabria —en teoría encargado de decidir sobre los hechos de Buruaga— lo preside Javier Noriega Gómez. Un hombre que hace de la obscena adulación a la presidenta de los populares en Cantabria su modo de mantenerse en política. 

Noriega no tiene ningún problema a la hora de resaltar en redes sociales su admiración “hacia la Presidenta del PP en Cantabria. Frente al acoso personal y profesional que está sufriendo”. Eso que este hombre llama “acoso” son pruebas incontrovertibles que OKDIARIO ha publicado en exclusiva para denunciar el inaceptable comportamiento de María José Sáenz de Buruaga y toda su corte con tal de mantenerse al frente del partido. Un caso que la propia Sáenz de Buruaga ha admitido en una grabación que “va a tener consecuencias trágicas”, pero que a pesar de ello no ha provocado que deje su cargo aunque sea por pura vergüenza. 

Y eso que manipular un congreso con 511 pagos a través de la cuenta de una persona con discapacidad no es, precisamente, lo que se definiría como buena praxis en política. De hecho, los ingresos a posibles afiliados fantasmas podrían ocasionarle una multa al Partido Popular de 600.000 euros. Por eso, y por la imagen de la propia formación, los dirigentes al más alto nivel tienen que tomar una decisión desde la sede madrileña de Génova 13. Si creen que el adulador Javier Noriega Gómez va a hacer algo por propia iniciativa se equivocan. Memos si cabe si tenemos en cuenta que en su prolija actividad en redes sociales ha llegado a tildar a Mariano Rajoy de “patético”. Esta fiesta de la ignominia debe acabar de una vez por todas. Personas así no pueden dirigir ni su comunidad de vecinos.

Lo último en Opinión