Notición: Pablo Iglesias ha cambiado pañales

Notición: Pablo Iglesias ha cambiado pañales

“Creo que después de haber estado tres meses limpiando culos y cambiando pañales estoy más preparado para ser un buen presidente” le dijo el sábado Pablo Iglesias al periodista Hilario Pino en su primera entrevista televisiva, tras regresar del permiso por paternidad que le ha tenido ese tiempo apartado de la primera línea política. Tres meses que comenzaron después de las elecciones autonómicas andaluzas y durante los cuales Podemos se ha enfrentado al cisma causado por la renuncia a su acta de diputado por parte de Íñigo Errejón, quien se ha unido a Manuela Carmena en su candidatura a las elecciones autonómicas de mayo. Y durante los que Pedro Sánchez disolvió las Cortes y anunció elecciones generales para el 28 de abril, al ver rechazados sus Presupuestos Generales por el Congreso. Mientras Iglesias limpiaba culos y cambiaba pañales en su casoplón de Galapagar.

Posiblemente en la España de nuestros abuelos llamaría la atención que un hombre se dedicara a esos menesteres que, entonces, parecían destinados en exclusiva a las madres. Son muchas las veces que Iglesias parece vivir a principios del siglo pasado, en 1917, en medio de la revolución bolchevique, o como mucho en 1938, en plena Guerra Civil, cuando su abuelo Manuel firmaba sentencias de muerte a dos manos. En aquella época en la que parece vivir Pablo podría haber presumido de cuidar de sus hijos. Pero hoy resulta cómico hasta comentarlo, ¿quién conoce a un padre que no limpie culos y cambie pañales?, yo hace décadas que no me cruzo con ninguno que no lo haga. Sólo a alguien muy machista y anticuado le pude parecer éste un hecho por el que deba ser admirado y felicitado.

Pero es que además la pregunta del periodista de La Sexta no tenía ese sentido. Hilario Pino no estaba entrevistando a un hombre que se reincorpora a su trabajo después de una baja por paternidad, sino al secretario general de Podemos y en este sentido la cuestión se la habría planteado en idénticos términos a un hombre o a una mujer. Lo que el periodista quería saber es cómo respondía el líder de la formación morada a aquellos que le critican por haber desaparecido precisamente en estos momentos tan convulsos en la política española, meses que han sido aún más complicados dentro de su propio partido. Porque somos muchos los hombres y mujeres con altas o bajas responsabilidades que no hemos podido estar tanto tiempo desconectados de ellas y hemos tenido que recurrir a la ayuda de familiares o profesionales que nos permitieran compatibilizar la paternidad con el resto de nuestras obligaciones. Pero Iglesias no podía perder la oportunidad de hacer populismo hasta con sus hijos recién nacidos de una forma ridícula y lamentable.

Haber estado tres meses ejerciendo de padre en su mansión de la sierra madrileña no le habilita para ejercer la presidencia del Gobierno de España, sino que le sitúa ante los ojos de los españoles como lo que es, un privilegiado. Uno de esos miembros de la casta a la que tanto critica, que son los únicos que pueden permitirse lujos fuera del alcance del español medio. Los padres y madres españoles sacamos adelante a nuestros hijos sin las comodidades de las que dispone él y con enormes sacrificios que hacemos con mucho gusto y de los que no se nos ocurre presumir. Si al tiempo que cría a sus hijos hubiera hecho prosperar un negocio en el que hubiera creado puestos de trabajo, generado riqueza y pagado impuestos con los que sufragar los servicios públicos, igual podría presumir de algo. Pero desde su casoplón de Galapagar y rodeado del servicio, hubiera estado mejor calladito.

Lo último en Opinión