Iglesias, cual mago Houdini, hace desaparecer todas sus vergüenzas

Iglesias, cual mago Houdini, hace desaparecer todas sus vergüenzas
  • María Fuster

Estas últimas semanas hemos visto cómo el escándalo derivado de las grabaciones entre Villarejo y Corinna ha servido de salvavidas al líder de Podemos. Parece que Pablo Iglesias va a salir indemne de todas las supuestas irregularidades, algunas ya probadas, que hemos conocido recientemente sobre el partido comunista. Y yo me niego a que así sea. Por eso, si les parece, vamos a repasar algunas de ellas puesto que, salvo este periódico y alguno más, la mayoría de medios han silenciado este tema.

Iglesias tiene varios frentes legales abiertos: está el caso Dina, el de su ex abogado Calvente, la supuesta caja B y los sobresueldos y la reclamación del Tribunal de Cuentas por valor de casi 700.000 €, entre otros chanchullos. ¡Ahí es poco! Pero vayamos desgranado uno a uno cada uno de estos escándalos.

Empezamos con el caso de su ex asesora Dina y la tarjeta SIM más conocida de todos los tiempos. Seguimos sin saber quién le robó el móvil, si es que realmente se lo robaron. Lo que sí sabemos es que por un lado a Pablo Iglesias la Justicia le ha retirado la condición de perjudicado en el procedimiento judicial y por otro, que el líder comunista se ha vuelto a retratar como un misógino innato. Citando al portavoz Maroto (PP), “el caso Dina puede convertirse en pura DINAmita para este Gobierno”. No estaría nada mal.

Pero seguimos para bingo. El ex abogado de Podemos, Calvente, ha denunciado a la formación comunista por supuestos delitos de blanqueo de capitales, financiación ilegal, administración desleal y revelación de secretos.

Alguna prueba debe tener el abogado purgado por Iglesias, puesto que el Juzgado de Instrucción número 42 de la capital ha acordado abrir una causa tras recibir un atestado de la Guardia Civil por malversación de fondos públicos y administración desleal. ¡Qué irónica llega a ser la vida! El partido que nació para acabar con la corrupción de las formaciones tradicionales se ve investigado (imputado) por tener una caja B y haber estado pagando sobresueldos a sus líderes. ¡Poco les han durado los principios fundacionales!

Pero es que esto es un no parar, un suma y sigue. Ahora hemos conocido que el Tribunal de Cuentas reclama a Unidas Podemos y los partidos que lo integran cerca de 700.000 € en subvenciones por haberlas utilizado en partidas de gastos diferentes a las que debían destinarse o porque simplemente no las han utilizado.

En concreto, casi la mitad de esa cifra que le reclama el Tribunal de Cuentas a Podemos está relacionado con subvenciones relativas a la seguridad (control de entrada a sedes, seguridad informática, etc.) y que al no haber sido utilizadas a tal fin, han de ser devueltas.

Recordemos que la seguridad no es la primera vez que le causa un problema judicial a los líderes de Podemos, también conocidos como los marqueses de Galapagar. Hace apenas ocho meses, Irene Montero accedía a pagar cerca de 50.000 € a su ex escolta, quien fue despedida por negarse a hacerle recados personales (compras en farmacias, supermercados, etc.), para evitar llegar a juicio.

Si creen que con esto teníamos suficiente, se equivocan. Podemos pagó una comisión de más de 72.000 € a la tía de Pablo Iglesias por encargarse de la gestión de la compra de la sede del partido. Lo escandaloso no es sólo la relación personal entre el máximo dirigente del partido comunista y la agente inmobiliaria, que ya per se resulta sospechoso. Sorprende también que se le adjudicara a ella la operación cuando tenían 5 ofertas encima de la mesa con un importe inferior sobre el mismo inmueble.

Por todo esto y por mucho más, Iglesias es un indigno vicepresidente del Gobierno de España. El líder comunista está intentando aprovecharse del tema Corinna para tapar su propia basura y dañar de paso la imagen y el prestigio de la monarquía.

No se lo permitamos señores. Iglesias ha dejado de ser ejemplar, si alguna vez lo fue, y además Podemos tiene varias causas judiciales abiertas.

Lo último en Opinión

Últimas noticias