Que marque la ‘X’ el prior de los carmelitas

Que marque la ‘X’ el prior de los carmelitas
Comentar

La Iglesia Católica lo está haciendo mal en Cataluña, muy mal. Su apoyo a los golpistas es desconcertante. Sobre todo, dada la insistencia a través de actos y publicaciones. Ni siquiera la vigencia del artículo 155 de la Constitución española hace que los representantes eclesiásticos reconsideren su postura. El apoyo de una institución tan importante como ésta aporta munición argumental al discurso falaz de los separatistas y colabora a dar alas a los grupos violentos que tratan de imponer sus ideas políticas a base de coaccionar la vida social de la comunidad autónoma, ya sea en centros educativos o en la propia calle. El último en unirse a esta inexplicable campaña de apoyo ha sido el prior de los carmelitas de Badalona, Jesús Sans. 

Sans ha aparecido en una entrevista para Catalunya Cristiana —una de las numerosas revistas clericales que apoyan a los sediciosos— con el lazo amarillo en apoyo a los golpistas luciendo en su solapa. Un apoyo explícito e implícito a todos los que han atacado ese Estado de Derecho que garantiza buenas condiciones en el día a día de los españoles. En vez de trabajar por los más desfavorecidos, desarrollar causas solidarias y preocuparse por difundir un mensaje que redunde en la necesidad de vivir en paz, ciertos sacerdotes en Cataluña se dedican a apoyar a los que han intentado acabar con todo ello. Algo que ya hemos visto en otras publicaciones como el Bon Pastor, dónde se pedía la libertad de “los presos políticos”. 

La Conferencia Episcopal sigue callada mientras el número de declaraciones de la renta a favor de la Iglesia ha caído por primera vez desde 2007. Ni siquiera el desencanto social durante los años de crisis lo había conseguido. La gente siguió confiando en ellos para que desarrollaran obras solidarias. No obstante, la política de actuación que muchos de sus sacerdotes están siguiendo en Cataluña no está dejando más opción a los españoles. Los ciudadanos son conscientes de que todo lo que ocurre en la región es también malo para el resto de España a niveles de crecimiento económico e inversiones. No sólo eso, sino que va en contra de la legalidad vigente y condena a la comunidad autónoma a un bloqueo que se extiende a todo el país. Hechos que de seguir contando con el apoyo de la Iglesia provocarán que marque la ‘X’ de la declaración el pior de los carmelitas… y poco más.

Últimas noticias