Mundial de Qatar 2022

Guerra en la reventa del España-Marruecos: 1.000 euros por una entrada

marruecos españa partido
La afición de Marruecos, invadiendo el zoco de Doha. (Getty)

Marruecos considera al partido de este martes contra España el más importante de su historia. El duelo va más allá de una cuestión deportiva con el conjunto del Atlas soñando con alcanzar unos cuartos de final de un Mundial por primera vez en su historia. El Education City Stadium ha colgado el cartel de no hay entradas habiéndose vendido 45.000 billetes disparándose la expectativa de que el coliseo se convierta en una pequeña Rabat.

Después de que 43.000 marroquíes entrasen en el último partido frente a Canadá, la expedición del país africano cree que ni por asomo se acercarán a esas cifras en el partido de octavos de final. «La reventa es un problema claro para todos. Espero que encuentren alguna solución», dijo el portero Munir Mohand en rueda de prensa poniendo en evidencia que la situación se ha ido de las manos.

La afición de Marruecos está molesta porque para este encuentro no hay forma de encontrar entradas a precios razonables. Miles de aficionados han viajado hasta Doha para acudir al encuentro habiendo pagado 150 euros de visado para obtener la preciada Hayya que da acceso al país. Luego han gastado más de 200 euros la noche para obtener una habitación y cuando creía que lo tenían todo para disfrutar de una cita histórica se han encontrado con que no hay entradas, al menos por no menos de 1.000 euros.

Muchos aficionados se han dado de bruces con que sus entradas fueron adquiridas por aficionados que no tienen ningún interés por el fútbol y que buscan especular y hacer negocio con ellas. Cuando muchos de los piratas vieron que Marruecos se clasificaba con un campo entero de aficionados de su país no tardaron ni cinco minutos en comprar todas las entradas cuando salieron a la venta.

marruecos
Marruecos tiene esperanzas de eliminar a España. 

Marrón para la FIFA

La FIFA ha quedado señalada por la parroquia marroquí por permitir la venta de hasta 20 entradas por usuario pudiendo 19 de ellas ser transferidas a otros correos electrónicos. El organismo presidido por Gianni Infantino ha tenido que ceder 5.000 entradas a la Federación Marroquí ante la dimensión adquirida por el problema y éstos a su vez las regalaron a los primeros marroquíes que llegaron en persona a reclamarlas. La situación se dibuja en que la mayoría de inmigrantes paquistanís, hindús y bangladesí que viven en Doha tienen las entradas restantes y las están intentando colocar a precios insostenibles.

A los aficionados marroquíes les han ofrecido entradas en los taxis, en los restaurantes y hasta en la peluquería siendo los importes totalmente inaceptables. Actualmente, las entradas de categoría 1 –la más alta– para estos partidos cuestan en taquilla 200 euros. Ahora mismo esa entrada se puede conseguir por hasta 10 veces su precio de salida. «Tendrían que haber geobloqueado las entradas o no permitir esto de que un sólo aficionado pueda obtener 20», admiten periodistas del país, preguntados por una solución al conflicto.

El hecho es que miles de aficionados marroquíes están desplazados a Doha sin entrada ni opciones económicas reales de conseguirlo por muy histórico que sea el partido. «Como máximo conseguiremos meter a 25.000 personas en el campo, pero tienen que bajar los precios que piden». Los marroquíes, expertos en esto de la negociación, se plantean esperar ante el último segundo a adquirir las entradas, pero aún así no cuentan con garantías de ganar en este pulso que hay planteado con muchos de los inmigrantes que viven en Qatar.

Últimas noticias del Mundial de Qatar 2022

Lo más visto