Gatos

Razas de Gatos: el Burmilla

A menudo se consiguen razas interesantes de perros y gatos a partir de cruces selectivos. Uno de los ejemplares que son ejemplo es el gato Burmilla.

El gato Burmilla
Razas felinas: el gato Burmilla

Antes de que los criadores de animales se dieran a la tarea de experimentar y buscar nuevos linajes, la naturaleza hacía su parte ‘permitiendo’ cruces y apareamientos entre animales de la misma especie, pero con diferentes características. Algo que al día de hoy todavía sigue ocurriendo. De uno de estos ‘cruces accidentales’ nació el Burmilla. Las primeras crías de estos mininos fueron el resultado de la unión entre un macho Persa chinchilla y una Burmesa lila.

La inesperada camada llamó poderosamente la atención de sus cuidadores. Tanto que animaron a la ‘afortunada’ pareja para que repitieran la experiencia. Los primeros cachorros Burmilla heredaron el carácter del padre, y la belleza de la madre. El pelaje plateado con pequeñas manchas en las puntas de las hebras fue lo que resultó más impresionante. Esto tuvo lugar en Inglaterra en 1981. A pesar de su origen británico, el Burmilla está catalogado como un gato asiático, gracias a la carga de ADN que trae por su genética.

Características generales

Felinos domésticos medianos, robustos y pesados. De hecho, un factor que deben vigilar con suma atención aquellas familias que decidan adoptar un ejemplar, es el tamaño de las porciones de las comidas. Si no tienen demasiada actividad física o llevan una vida completamente sedentaria en pequeños departamentos, son propensos a sufrir de obesidad. Incluso aquellos que se ejercitan a diario pueden ser víctimas de este problema.

Tanto machos como hembras pesan entre 3,5 y 5,5 kg, aunque las gatas suelen ser más pequeñas. De pelo largo y liso, en colores negro, azul, chocolate, caramelo, lila o beige. Tienen un promedio de vida que oscila entre los siete y los 12 años. No se le conoce predisposición genética a ninguna enfermedad.El gato Burmilla

El Burmilla como mascota

El comportamiento de este gato puede calificarse como contradictorio. Si bien no requieren de mucha atención y pueden pasarla bien en soledad, también se muestran muy interesados en lo que hacen sus dueños. Llegando a perseguirlos en el hogar por donde quiera que van.

Es una mascota sociable. Se lleva bien con otros gatos y hasta con perros, principalmente cuando ha compartido espacios con cánidos desde pequeño. Le gusta saltar y escalar, por lo que aquellos que viven en espacios cerrados y sin acceso a árboles deben contar con perchas donde treparse.

Una raza rara

No son muchos los ejemplares Burmilla. Para muchos criadores en su origen de Inglaterra, todavía se trata de una raza experimental. Tanto que a pesar que desde 1994 la FIFE la introdujo en sus registros, las principales asociaciones de Estados Unidos todavía no les han admitido. En cualquier caso, reconocido o no, es un gato que hace felices a sus dueños.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias