Perros

Prevención y tratamiento de la hepatitis canina

la hepatitis canina
Perro con hepatitis canina

Entre las enfermedades más graves de nuestras mascotas, está la hepatitis canina. ¿Cómo hay que prevenir y tratar esta preocupante patología?

La hepatitis canina es una inflamación del hígado que se produce por diversas causas. Existen tres tipos de hepatitis en perros y, aunque son tratables, también pueden tener efectos fatales. Si observas que tu perro demuestra una sed constante, ictericia, convulsiones, falta de apetito, lagrimeo y mucosidad, vómitos, debes acudir con urgencia a un veterinario.

Hepatitis en perros: tipos

Tanto una alimentación desequilibrada como algunos medicamentos tóxicos son las principales causas de la hepatitis común en perros. Cuando la afección en el hígado es grande aparecen los síntomas.

El segundo tipo se genera por una reacción del sistema inmunitario frente a células del hígado, que interpreta como agentes patógenos y se conoce como hepatitis autoinmune o enfermedad hepática autoinmune.

Por último, la más peligrosa en especial para los cachorros, es la hepatitis canina infecciosa o vírica provocada por el adenovirus canino tipo l. Se trata de una patología aguda muy contagiosa entre los perros, pero sin riesgo para los humanos.  La transmisión del virus se da por la orina, agua y objetos contaminados. Un cachorro puede morir en horas cuando contrae esta patología.hepatitis canina

Hepatitis canina: prevención

Las medidas preventivas son siempre las mejores alternativas cuando se habla de salud en personas y en mascotas. La hepatitis canina se puede prevenir:

  • Llevar al calendario de vacunación actualizado es la principal acción de prevención. Existe la vacuna con virus inactivado, vacuna con virus atenuado y suelo polivante.
  • La alimentación equilibrada con los nutrientes, minerales y vitaminas es la prevención adecuada para la hepatitis común y autoinmune.

Tratamiento para la hepatitis de perros

Con diagnóstico preciso sobre el tipo de hepatitis que padece se indica el tratamiento correspondiente. Lamentablemente no en todos los casos el tratamiento tendrá éxito, por lo que es importante la velocidad con la que se acude a un profesional al detectar síntomas.

En la hepatitis común, el tratamiento consiste en paliar los síntomas y normalizar los factores que provocaron la inflamación. En la hepatitis autoinmune además de tratar los síntomas es posible que se complemente con medicación inmunomoduladora.

En la hepatitis vírica se suelen aconsejar:

  • Antibióticos para tener bajo control otras infecciones bacterianas
  • Dieta para la insuficiencia hepática
  • Medicamentos para tratar los síntomas
  • Antiinflamatorios
  • Reposo
  • Control veterinario exhaustivo

La hepatitis infecciosa es altamente contagiosa entre los canes. Es fundamental mantener a los perros enfermos de hepatitis aislados del resto. Asimismo, hay que tomar medidas. Si notas algún síntoma en tu perro consulta urgente con el veterinario.

Temas

Lo último en Mascotas