Mascotas

5 tips para sacar a tu mascota con la lluvia

¿Se puede sacar a tu mascota de paseo con la lluvia? Aunque no es lo ideal, hay algunos trucos que harán de esta tarea diaria algo más llevadero. Toma nota.

Perro mojado con lluvia
¿Cómo sacar a tu mascota con la lluvia?

Muchas veces no hay opción y toca sacar a nuestra mascota con la lluvia. Suele ser porque se vive en un pequeño piso sin un área para que el can cumpla con sus necesidades fisiológicas. O simplemente porque es un animal muy inquieto que demanda paseos diarios, sin importar si está cayendo el diluvio universal. De esta forma y a pesar de la lluvia, toca prepararse y cumplir con esta labor.

En el mercado hay variedad de opciones de prendas diseñadas para evitar, o al menos reducir, el que los perros se mojen bajo un aguacero. Desde chubasqueros, hasta botas impermeables, también hay paraguas y gorros que se fijen fácilmente. Por supuesto que los dueños tampoco deben olvidar sus propios accesorios. El objetivo es que ninguno de los dos termine empapado.

¿Dónde ir?

Más allá de que se deben priorizar los destinos cercanos, tampoco es buena idea visitar un parque en donde se formen grandes charcos y acumulaciones de agua. Es preferible optar por áreas que cuenten con suelo en cemento o superficies sólidas. Una cosa es evitar estas salidas húmedas y otra muy diferente que la mascota regrese llena de barro. Además, en temporada de lluvia bañar al perro tiene que ser solo cuando sea absolutamente necesario.

Por otra parte, aun cuando el paseo sea corto, el animal debe contar con tiempo suficiente para cumplir con sus necesidades fisiológicas. Presionarlo para que termine en muy poco tiempo no es lo recomendable.

Paseo de tu mascota con la lluvia

Paseo y mascota con la lluvia: al volver a casa

En cuanto se vuelve del paseo, hay que secar al animal para evitar complicaciones como resfriados. No olvidemos que la sensación de humedad sobre el cuerpo es incómoda. Se puede recurrir a un secador, pero asegurándose que el aire que eche este aparato no sea demasiado caliente.

Si se trata de un ejemplar muy activo, de los que disfrutan (y requieren) de largas jornadas de actividad física, quizá sea necesario compensar la rapidez de la salida con algunos juegos en casa. Aunque esto dependerá de las condiciones de la vivienda y de las características del propio animal. Jugar a buscar una pelota en un pequeño departamento con un Pastor alemán o un Bóxer probablemente no sea la mejor de las ideas.

Refuerzos positivos: un plan que nunca falla

Igual que hay personas que no disfrutan salir de casa los días húmedos, puede que una mascota se niegue a ir de paseo en un día de lluvia. Para superar estas barreras, los refuerzos positivos son una buena opción. Una golosina después de caminar bajo un chubasco y la experiencia ya no será tan desagradable.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias