'Caso Íñigo Errejón'

La juez abre diligencias a Errejón por patear a un jubilado y pregunta al Congreso si está aforado

La titular del juzgado ve indicios de infracción penal y cita a declarar al denunciante de la presunta agresión y a los testigos

La juez eleva un oficio al Congreso de los Diputados para que confirme la condición de diputado nacional del investigado

Íñigo Errejón
El líder de Más País, Íñigo Errejón
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Si Íñigo Errejón quiere colaborar con la Justicia para aclarar si pateó o no a un hombre en Madrid el 2 de mayo ahora lo va a tener más fácil que nunca. OKDIARIO ha conocido en primicia que el líder de Más País ya está siendo investigado por un juzgado de Madrid como presunto autor de una infracción penal compatible con el delito de lesiones. El Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid ha decidido abrir diligencias tras investigar todos los indicios revelados por este periódico sobre la presunta agresión de Errejón a un hombre de 67 años enfermo de cáncer. Además, ha elevado un oficio al Congreso de los Diputados para confirmar que es diputado y está, por tanto, aforado.

Errejón tardó más de 24 horas en pronunciarse sobre estos gravísimos hechos. OKDIARIO revelaba en exclusiva que la noche del 2 de mayo, festividad en Madrid y última jornada de la campaña electoral a la Comunidad de Madrid, un vecino de 67 años del madrileño barrio de Lavapiés se cruzó con el líder de Más País. El vecino en cuestión le pidió a Íñigo Errejón hacerse una foto con él. “Yo a estas horas ya no trabajo”, asegura el denunciante que le contestó el que fue uno de los fundadores de Podemos. Cuando el ciudadano insistió, cuando le dijo que Juan Carlos Monedero no había tenido tantos remilgos en hacerse una foto con él y cuando le dijo que se hicieran la foto “aunque te aviso de que soy de los que te pone verde en internet”, según la denuncia que obra en poder de OKDIARIO, fue cuando Errejón le lanzó una patada en la barriga.

La juez que va a investigar el caso ha podido repasar la misma documentación que ya conocen los lectores de este periódico y, de entre toda ella, destaca especialmente el informe policial redactado por los investigadores de la Comisaría de Centro que fueron los encargados de hilvanarlo y ponérselo sobre la mesa a su señoría.

Dos cámaras y tres testigos

Para empezar, ni uno ni dos, sino hasta tres testigos de la trifulca han conseguido identificar a los agentes. Y, además, dos de ellos identificaron sin ningún género de dudas al diputado nacional. Pero, es que, de estos últimos, uno no tiene ningún tipo de relación con el denunciante y el otro es un vecino del barrio que al cruzárselo decidió acompañarlo mientras paseaba al perro.

La juez tampoco ha podido pasar por alto el informe de las cámaras del Ayuntamiento de Madrid que operaban en las calles de la agresión y adyacentes. Los dispositivos en cuestión funcionan haciendo barridos en dirección horizontal, con lo que, aunque ninguna captó el momento de la agresión, una sí que grabó a Errejón llegando al lugar donde presuntamente se produjo y luego abandonando el mismo sitio. Los agentes que visionaron el contenido de las grabaciones dejaron claro en su informe que Errejón no llevaba mascarilla, por lo que era muy sencillo identificarle, y que la descripción de la persona que aparece en los vídeos coincide con las características del diputado de Más País.

La presunta patada de Íñigo Errejón trajo peores consecuencias de las que nadie, ni presunto agresor ni víctima, pudieran prever. El hombre de 67 años es un paciente oncológico operado de cáncer de colon en noviembre de 2020. Aquella operación le dejó una hernia de notable tamaño justo en el lugar donde recibió la patada que él denunció a la Policía la misma madrugada de la agresión. A los tres días el estado de la hernia era terriblemente peor y su aspecto muy preocupante, lo que le llevó a visitar inmediatamente a su médico.

En cuestión de semanas este hombre tiene que someterse a una operación quirúrgica para resolver el agravamiento de la hernia, pero es que para hacerlo tienen que interrumpirle el ciclo de quimioterapia al que se estaba sometiendo desde que fue operado.

La juez ha decidido que todos los indicios obligan a redactar un auto de apertura de diligencias en el que ha incluido las citaciones de la víctima y de los testigos oculares de la presunta agresión.

En el mismo auto, la juez ha elevado un oficio al Congreso de los Diputados para que le confirmen la condición de diputado nacional de Errejón y así comprobar que disfruta de aforamiento. Así será y cuando la juez obtenga respuesta sólo le quedarán dos caminos. Según fuentes jurídicas consultadas por OKDIARIO, la juez puede comprobar el aforamiento del investigado e inhibirse en favor del Tribunal Supremo, pero eso conlleva el riesgo de que el TS tumbe la causa si no la considera motivada. ¿Qué sería lo adecuado para garantizar la supervivencia judicial del caso? Que su señoría tomara declaración a Errejón y que luego redactara un auto de inhibición motivando sus conclusiones.

Sea como fuere, si lo que dijo Íñigo Errejón a las 24 horas de que OKDIARIO revelara los hechos, que se ofrecía a colaborar con la Justicia, es verdad desde hoy ya sabe que el Juzgado de Instrucción 16 de Madrid lo investiga, así que si se pasa por allí seguro que su señoría estará encantada de escucharle. Eso sí, a no ser que como hizo su candidata en Madrid, Mónica García, opine que el juzgado está investigando una “falsedad” y un “bulo” con origen en su reciente éxito electoral.

Lo último en Investigación

Últimas noticias