Juan Carlos suspendió su regreso a Madrid el 10 de octubre asustado por la repercusión de la entrevista a Corinna

Juan Carlos I tenía previsto regresar a Madrid el pasado 10 de octubre en un vuelo comercial procedente, supuestamente, de Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), pero suspendió el viaje tras descubrir en OKDIARIO la entrevista en exclusiva a Corinna Sayn Wittgenstein. El ex monarca se quedó acongojado por las primeras declaraciones de la princesa alemana delante de unas cámaras de vídeo unos días antes de su retorno programado, según han comentado fuentes del círculo más próximo al ex jefe del Estado.

En la entrevista, Corinna revelaba pasajes desconocidos de sus relaciones con Juan Carlos durante una década (2004-2014) y mandaba una serie de mensajes a él y a toda su familia. Además de los negocios y transacciones offshores del anterior jefe del Estado, desvelaba cómo era la máquina de contar dinero de La Zarzuela. Así mismo, denunciaba las conspiraciones y las luchas palaciegas para que el entonces Rey abdicara tras el accidente de Bostwana, en abril de 2012.

Tras el visionado de la entrevista, el ex monarca consideró que no era el momento más adecuado para retornar a territorio español. Juan Carlos abandonó España en los primeros días de agosto pasado después de comunicarle a su hijo Felipe VI que lo hacía tras una meditada decisión a fin de no perjudicar su reinado por la repercusión pública de las noticias de sus cuentas opacas y fundaciones offshores en paraísos fiscales.

La Casa Real se negó entonces a desvelar la ciudad y el país que había elegido el ex monarca para fijar su residencia en los próximos meses y si tenía la intención de regresar cuando se calmara la presión judicial y mediática. Dos semanas más tarde de su marcha, sin embargo, la Casa Real informaba que Juan Carlos se había confinado en Abu Dhabi. Pero desde entonces la realidad es que nada se ha vuelto a saber sobre el paradero del emérito.

Todos los medios de comunicación publicaron que se hallaba en un hotel de lujo de la capital de los Emiratos Árabes Unidos, ciudad situada en una isla frente al Golfo Pérsico cercana al continente y con una población de un millón de habitantes. Sin embargo, nadie ha podido confirmar fehacientemente que Juan Carlos haya permanecido todo ese tiempo, desde agosto, en el feudo de Jalifa II bin Zayed Al Nahayan. El emir es un gran amigo de Su Majestad (SM), desde mucho antes de que alcanzara el poder en 2004.

Sí es de sobra conocida la preferencia de Juan Carlos por dos hoteles de los Emiratos: el Emirates Palace, donde se hospeda siempre que visita la capital emiratí, y el Four Seasons de Marya. En esa pequeña isla del archipiélago que forma los EAU están ubicados dos de los restaurantes japoneses favoritos del ex monarca : el 99 Sushi Bar y el Zuma.

Contactos con sus amigos de España

Juan Carlos abandonó España en agosto pasado, pero en ningún momento antes de su marcha dijo que estuviera dispuesto a desprenderse de tres de sus privilegios: regresar a Madrid cuando él quisiera, como tenía pensado hacerlo el pasado 10 de octubre; rechazar su título de Rey Emérito y renunciar a formar parte de la Familia Real, que Felipe VI redujo a su esposa, sus padres y sus hijas.

Juan Carlos permanece fuera de España desde hace dos meses y medio, pero durante todo ese tiempo ha mantenido una relación fluida por teléfono con sus amistades más íntimas. Incluso, ha llegado a encargarle a una persona muy próxima a él la localización de una mansión en el exclusivo barrio de Puerta de Hierro para convertirlo en su residencia familiar. El viaje organizado a Madrid podría tener relación con las gestiones para encontrar un lugar donde vivir en la capital. Juan Carlos ha confesado a sus allegados que no se ve en un futuro viviendo lejos de España.

Juan Carlos, desde marzo pasado en el que Felipe VI le retiró su asignación de 200.000 euros anuales de los presupuestos de la Casa del Rey, sobrevive gracias a un ingente patrimonio personal que durante los últimos 40 años ha logrado amasar en cuentas en el extranjero a nombre de una trama de testaferros. Las investigaciones de la Fiscalía de Ginebra señalan a su primo Álvaro de Orleans y a los suizos Dante Canonica y Arturo Fasana como las personas que han sido utilizadas como pantalla para conseguir la opacidad.

En una de las grabaciones de José Villarejo a Corinna en su domicilio de Londres, la princesa alemana desvelaba que le había comentado en una ocasión a Juan Carlos que, como jefe del Estado, no podía cobrar comisiones en el extranjero. Le recriminaba: “Vas a cobrar comisiones de las empresas españolas que han conseguido el tren. A ti te paga el Gobierno para representar a la industria española. No puedes coger ese dinero”.

Y le censuraba: “Vas contando dinero y te vas a morir con todo ese dinero…Mi padre siempre me ha enseñado: ‘Vivir bien es un talento… a partir de una cierta cantidad que te permita vivir bien’. El emérito con un poco de dinero podía haber tenido una vida extraordinaria, sin problemas, pero como es tan… Descubrí que el dinero es su peor adicción… Se muere por el dinero, no por el amor”.

Corinna además le aconsejó que con los amigos millonarios de los que se rodeaba no necesitaba dinero ni lujos. Ellos se encargarían de proporcionarle las residencias para vivir, los yates para navegar y los jets privados para viajar por todo el mundo.

Abu Dhabi era uno de los países de donde el ex monarca recibía importantes cantidades de dinero, según las revelaciones de su ex compañera sentimental Corinna Sayn Wittgenstein. Durante la conversación que mantuvo con Villarejo en el restaurante Santini de Londres en 2016 afirmaba: “Juan Carlos tiene que explicar de dónde saca cinco millones cada vez que va a la Fórmula 1 a Bahrein o Abu Dhabi”, le dijo al comisario.

OKDIARIO publicó una serie de documentos que demostraban que la Fundación Zagatka, controlada por el primo del ex monarca, Álvaro de Orleans, y los testaferros Dante Canonica y Arturo Fasana, pagó los 125.000 euros que costó el fletado del jet privado que despegó del aeropuerto militar de Torrejón de Ardoz el 31 de marzo de 2016 rumbo a Bahrein para presenciar el Gran Premio de Fórmula 1. Juan Carlos aprovechó el mismo chárter para desplazarse cuatro días después a Abu Dhabi, donde permaneció 72 horas. En el contrato aparecía como domicilio del beneficiario “Palacio de la Zarzuela” y como consignatario el nombre del jefe de la escolta del Rey emérito.

Lo último en Investigación

Últimas noticias